Crónica 582

¿Apague y vámonos?
Juan Manuel Santos debería de vez en cuando decir la verdad para que le crean sus mentiras; pero eso, no está en la agenda del tahúr. 
Comparto el pensamiento de José Alvear de cuya última columna tomo este aparte sobre Mora, “Siempre silente (discreto dirán algunos), ha asistido impasible al teatro que se representa en la capital cubana para protocolizar lo que, a espaldas de Colombia, se acuerde entre Timo y el presidente a través de los auténticos negociadores, “Iván Márquez” y Sergio Jaramillo, detrás del eficaz mascarón de Humberto de la Calle. ¡Da, entonces, lo mismo con Mora que sin él!” La farsa de Juampa de proclamar a los cuatro vientos que vendría a hacer pedagogía en los cuarteles reventó, y reculó de nuevo.
A este desguisado se juntan otros que han dado vueltas en lo medios: 
En el caso del Magistrado Pretelt salió a luz el trasfondo de las manipulaciones desde el Palacio de Nariño, lo importante no es si pidió o recibió coimas, se necesita sacarlo por incómodo, y nombrar a quien comparta el pensamiento del Fiscal para dar vía libre a las exigencias de impunidad de las Farc. Si Pretelt, cometió faltas que pague; pero la presunción de inocencia no puede vulnerarse. Si eso le pasa a un Magistrado ¿cual es la suerte del ciudadano de a pié?  
Para limpiar de corrupción a las Cortes se propone un tribunal de Aforados que reemplace la inútil Comisión de Acusaciones del Congreso. Medida lógica si no fuese por sus esguinces, los aforados serán nombrados por Juampa y ratificados por el Congreso cuya mayoría marcha a punta de mermelada. Insiste en nombrar directamente al Fiscal que no se que sentido tiene, el actual títere de cabecera lo nombró en contubernio con las Cortes, de cuya reunión con el Emperador, salió esta impúdica propuesta. La cosa va más lejos, ante el ambiente opaco se buscará una Constituyente con esa disculpa, pero cuyo verdadero objetivo es satisfacer la exigencia de “Iván Marquez” como complemento para la entrega del país a las Farc.
De mayor calibre, exigirle al Procurador General de la Nación no meterse en el proceso de paz. La tiene difícil, el Dr. Ordoñez, que calzones tiene, le dio una clara respuesta a esta impertinencia afirmando que se seguirá metiendo en el proceso: "El proceso de paz, doctor Santos, no está por encima de la Constitución, ni el presidente por encima de la ley, ni siquiera con la excusa de la paz".
Como no ha podido cumplir las promesas de campaña a los alcaldes lo arregla fácil, hará derogar la ley de Garantías Electorales para que puedan raspar la olla en período electoral. Podrán promover la elección de sus candidatos, comprar votos, adjudicar amañados contratos y mal invertir, gastar o robar, el producto de la mermelada pendiente. Al que pida más que le piquen caña.
Estamos al borde del abismo. ¡No nos vamos a dejar apabullar!
El rincón de Dios
“Yo estoy a tu puerta, y llamo; si oyes mi voz y me abres, entraré en tu casa y cenaré contigo” Apocalipsis 3:20

Lo que realmente importa y me da tristeza, es cuando tu asumes la postura de víctima y no crees en tu propia capacidad para resolver problemas de tu vida. Cuando tu aceptas las situaciones como imposibles y dejas de luchar conformándote simplemente con reclamar todo y lo de todos. Cuando tu desistes de ser feliz y culpas a otras personas que no tienen nada que ver. Cuando tu dejas de sonreír y dices total para qué, no vale la pena y, lo peor cuando en tu orgullo hasta te olvidas de mi.”   

Comentarios

Entradas populares de este blog

Crónica 690

Crónica 706

Crónica 697