Entradas

Mostrando entradas de abril, 2012

Crónica 471

La Cumbre Debemos destacar la organización impecable, la tarea diplomática de primer orden, la difusión sin peros, el discurso del presidente Santos conciliador y bien concebido para la ocasión, la reunión de los empresarios alentadora y productiva. Todo lo contrario a los resultados políticos que fueron, por decir lo menos, desastrosos. La salida del ex presidente Uribe desentónate y fuera de lugar, francamente inoportuna, así Santos haya cometido el error de calificar su gobierno como cosa del pasado, traicionando el origen de su elección. La ropa sucia se lava en casa y no a través de trinos fuera de lugar con repercusión en una reunión continental de audiencia en todo el mundo. Lo peor, el comportamiento de sus nuevos mejores amigos que dejaron a Santos colgado de la brocha: Correa, al menos lo anunció de frente con anticipación. Daniel Ortega simplemente no apareció y después salió con unas declaraciones babosas. Chávez ofreció venir, podía haberlo hecho de paso para Cuba como l…

Crónica 470

Felices PascuasQue la luz del Señor Resucitado disipe nuestras penas, guíe nuestras obras, apoye nuestro trabajo, aliente nuestro perdón y nos guíe por el camino de la comprensión y el amor. ¿El camino a los diálogos?Después de un cautiverio infame de catorce años, al fin terminó el drama para las familias de los militares secuestrados en condiciones infrahumanas por las Farc. No eran prisioneros de guerra, como los llama olímpicamente Piedad Esneda (‘Teodora’), vocera indiscutible de las Farc, que vio frustrado el espectáculo mediático que había montado con la presencia de Rigoberta Menchú, Maite Aristegi, Xiomara Castro de Zelaya, Elena Poniatowska y Socorro Gomes, todas curiosamente mamertas. Se le frustró también, la visita de los ‘presos políticos’ una manada de narcoterroristas que están en las mejores condiciones que nuestra infraestructura carcelaria permite. Curiosamente, los guerrilleros presos ahí si no son prisioneros de guerra sino presos políticos. Ninguno de los dos Teod…