martes, 22 de mayo de 2018

Crónica 719

Lo que en Colombia no queremos

Sigo sin entender por qué tantos se resisten a mirar los espejos de Venezuela y Cuba que sería nuestro destino con Petro en el poder. 
Vale la pena mirar algunos ejemplos:
Durante los cinco años del gobierno de Maduro se han retirado de Venezuela ocho compañías transnacionales: Bebidas de las Américas fabricante de la cerveza Brahma, Wonder de Venezuela, Clorox, Kimberly Clark, General Mills, Bridgestone Firestone, General Motors y Alimentos Kellogg's debido a la escasez de materia prima, falta de acceso a divisas, leyes normativas que obstaculizan la actividad económica y las pérdidas ocasionadas por el ilógico control de precios. Los activos de tres de estas compañías fueron confiscados por el gobierno al cierre de sus operaciones.
Chávez incautó muchas más, entre otras la filial de Cementos Argos; los efectos de la reforma agraria y expropiación de tierras fueron desastrosos y, los subsidios, un fracaso cuando desapareció la bonanza petrolera.
Venezuela, el país con las mayores reservas petroleras del mundo, está a punto de convertirse en importador neto de combustibles. Es lo que Petro pregona, solo que Maduro no ha logrado reemplazarlo por aguacates y paneles solares.
La inflación venezolana entre el 15 de abril y el 15 de mayo fue del 98,17%, las alzas más visibles fueron: alimentos el 102.86%, restaurantes 101,18%, recreación 66,56%, productos de higiene 143,51%, transporte 84% y servicios 5,2%. Para este período el consumo promedio de 61 bienes y servicios de una familia integrada por tres personas tuvo un costo de 89´037.768,63 bolívares. Sí, como suena, ochenta y nueve millones de bolívares.
El éxodo de venezolanos, solo a Colombia por los escases de alimentos y medicinas, ya pasa del millón. 
Acá en Miami, estuve en una reunión donde conversé ligeramente con una exilada cubana. Nació, creció y contrajo matrimonio en Cuba de donde logró salir gracias a que, por una razón que no caí en cuenta de preguntar, tenía también ciudadanía española.
De pequeña, le tocó asistir a la escuela siendo “Propiedad del Estado”. Como parte de la formación académica cada año, en su adolescencia, era trasladada durante tres meses con sus compañeros de estudio al campo donde debían trabajar como obreros para la producción de hortalizas. Los alojaban en una casucha donde todo era compartido, las condiciones infrahumanas: levantada a las cinco de la mañana, baño en agua helada, cambio de ropa solo cuando, ocasionalmente, podían visitarlos sus padres. Si no cumplían este requisito no podían acceder a otro nivel educativo.
Más tarde contrajo matrimonio y, en un corto viaje que realizaron, al llegar a su casa encontraron que había sido expropiada y ocupada por una funcionaria del régimen. Fue allí donde tomaron la decisión de abandonar Cuba, lamentablemente dejando sus padres enfermos en la isla.
Cuenta como fue decayendo aceleradamente la producción agrícola, los negativos efectos de sucesivas reformas agrarias que acabaron con la propiedad privada, causantes del fracaso. ¿No es lo que busca Petro con la “compra” del Ingenio del Cauca? 
Colombia este domingo solo tiene dos opciones: o votamos por la democracia o por el socialismo del siglo XXI. Por ejemplo, votar por un candidato como Fajardo, sin expectativa de triunfo, es botar el voto.  

El rincón de Dios

“Para el logro del triunfo ha sido indispensable haber pasado por la senda de los sacrificios.”
Nota.- Esta columna no aparecerá en las próximas tres semanas y mi correo solo será revisado del 27 al 30 de mayo. Luego, tendré conexión limitada de internet.

viernes, 18 de mayo de 2018

Crónica 718

De indulgencias con padrenuestros ajenos

 El Tiempo, señaló:“Solo tiempo después, el coronel Mejía Gutiérrez sabría que el famoso testigo clave era Edwin Manuel Guzmán, el sargento que había hecho detener en Valledupar al descubrir que vendía armas y municiones a la guerrilla y a los ‘paras’. Se trataba sin duda de una venganza suya. Tras las acusaciones contra Mejía, que le permitieron al sargento Guzmán eliminar sus años de cárcel para ser puesto en libertad y ser considerado como testigo protegido, otros dos reclusos, en busca de iguales beneficios, decidieron tres años después seguir sus pasos confirmando lo dicho por él”
El coronel Mejía, catalogado como el mejor soldado de Colombia, tal vez el que mas condecoraciones merecidas tiene en su pecho, uno de los más aguerridos que acorraló en sus guaridas a las Farc y derrotó paramilitares, estuvo preso durante cinco años por las declaraciones de este falso testigo. Y Andrés Felipe Arias, exministro de agricultura de Uribe, por un delito amañado, no haber abierto una licitación para celebrar un contrato con el IICA, organismo de la OEA con quienes todos lo que pasamos por otros gobiernos hicimos contractos directos por ser un organismo internacional, está pedido en extradición a los Estados Unidos, prisionero en este país, y condenado en Colombia a 17 años por el cartel de la toga. ¿Hizo Juan Manuel Santos una licitación para contratar con la ONU la verificación de las zonas de tolerancia de las Farc? 
Ni al coronel Plazas, ni al General Uscátegui, ni a Luis Alfredo Ramos, solo para mencionar algunos injustamente condenados, les dio asilo la Iglesia Católica ni a su favor rezaron un solo padrenuestro, no los excarcelaron como era debido y algunos tienen aún sentencias engavetadas. Pero al bandido ‘Santrich’, agarrado con las manos en la masa traficando narcóticos, extorsionando al país con una amenaza de suicidio que es decisión suya, lo acoge la iglesia, lo refugia, le concede “indulgencia plenaria” por sus crímenes humanitarios y, la JEP, saltándose sus atribuciones le “decreta” no extradición, cuando lo único que podía era verificar si la venta de la coca y el recibo del anticipo de cinco millones de dólares fueron después de la fecha de la firma de los acuerdos; haciéndose cómplice calla y lo absuelve. 
 Es la ley del embudo que maneja Juan Manuel Santos, de su sanedrín salen las ordenes secretas que todos cumplen así se pase por la galleta la ley, la constitución o los acuerdos firmados con las Farc. Las cortes pasan de agache, el Cardenal y algunos de sus obispos se arrodillan, no ante el Cristo para implorar favores para sus feligreses o perdón por sus faltas, ante el Nobel espurio que nos gobierna; bendicen sin reato bandidos de la peor calaña que, después  de firmar un acuerdo sin pedir perdón por sus culpas, ocultando la verdad, sin arrepentimiento alguno, y esquivando la reparación a las víctimas, incumplen lo pactado, continúan delinquiendo, le hacen al país pistola con los dedos de los pies y desprecian a sus víctimas con el quizás, quizás, quizás. 
Vea usted que maravilla: si se es honrado y trabaja a favor de la patria lo encanan, destruyen su honra y reputación, torturan sicológicamente sus familias, pero si es bandido e incumple lo pactado, no solo se escapa de toda pena y culpa, es “elevado a los altares”.       

El rincón de Dios

… “Nada en el mundo es más peligroso que la ignorancia y la estupidez consciente”. Martin Luther King

miércoles, 9 de mayo de 2018

Crónica 717

El paladín de la moral

 “Sencillo: Si no les gusta Duque, táchenlo con una X en el tarjetón.” 
La revista Semana defensora a capa y espada del gobierno de Juan Manuel Santos, el acuerdo final y por simbiosis de la candidatura de Petro, hace poco publicó que este señor debía por gastos de administración de la propiedad donde habita 14 millones de pesos; la Contraloría en noviembre de 2017 dice que debía 337 mil millones de pesos de los cuales, según RCN, 227 mil millones corresponden a la forma en que redujo las tarifas de Transmilenio y 120 mil por el esquema de recolección de basuras; y la Superintendencia de Industria y Comercio afirma que en febrero de este año aun no había pagado una multa de 410 millones por el problema de las basuras. 
 Petro radicó ante el Tribunal de Cundinamarca una nulidad en contra del fallo de responsabilidad fiscal del 27 de junio de 2016, un auto del 27 de octubre de ese año y la resolución 4501 del 29 de noviembre de 2016, “por considerar que éstos le están causando un agravio injustificado y le limitan el ejercicio de sus derechos políticos”. Este tribunal suspendió temporalmente el pago de lo adeudado que, seguramente, ratificará como definitivo.
 No me explico la razón para suspender una acción por considerar que a un señor que no paga se le estén causando agravios que limitan sus derechos políticos, imitación no se ve por lado alguno: ejerce la candidatura presidencial con libertad absoluta; la financia a rodos no sé con que recursos; se ubica de segundo en todas las encuestas; se mueve libremente por todo el territorio; convoca manifestaciones y transporta adeptos.  ¿Eso es agravio y limitación del ejercicio de los derechos políticos? Apenas ahora me desayuno.
Petro fue destituido legalmente por la procuraduría; no solo logró atornillarse a la alcaldía en contubernio con Santos, levantar las sanciones de inhabilidad para ejercer cargos públicos, si no qué, a través de maniobras de toda índole y esguinces legales, logró que el destituido fuese el Procurador. Y ahora, todas sus arbitrariedades en la alcaldía de Bogotá no solo están borradas es, para jóvenes y mamertos, el bacán de la moral pública. 
Su participación en las redes sociales está bien montada, cumple su objetivo y los expertos dicen que cuesta una millonada y me señalan fuentes de confianza que se manejan en el exterior. ¿Para evitar el rastreo de los dineros que por este servicio se pagan? 
La primera vuelta electoral es definitiva: si se logra el triunfo de quien encabeza las encuestas, Iván Duque, candidato joven, fresco, demócrata, sin ataduras con mermelada y corrupción, no solo se evita al país un gasto de 250 mil millones de pesos, sino que se aleja la posibilidad de un fraude como el ocurrido en la reelección de Juan Manuel Santos. Insisto, el voto por otros candidatos, por buenos que sean, pero sin posibilidad alguna de triunfo, es botar el voto y, eso, es ultraje a la patria y un riesgo casi de por vida para nuestra democracia.

El rincón de Dios

“Al contemplar el panorama en el que nos desenvolvemos parece que nos encontramos frente a una realidad sin posibilidad del retorno de una paz estable y duradera. Como si estuviésemos condenados a vivir en un estado de violencia y de pruebas, de angustia y de tristeza, de tensiones o de insatisfacción permanentes…” Benedicto XVI

miércoles, 2 de mayo de 2018

Crónica 716

La libertad de la república

 Libertad es la facultad de obrar o de abstenerse; libertad es fortaleza para hacer lo que conviene; libertad es la potestad que se disfruta en una nación bien gobernada para decir o actuar lo que no se oponga a las leyes, a la justicia y al derecho ajeno; libertad es inmunidad, privilegio o exención de cargas; libertad es falta de sujeción o subordinación…”Rafael Uribe Uribe - 1912
Nosotros, “lo cuchos” y retrógrados como nos califican los jóvenes,tenemos una ventaja: algunos, subidos al octavo piso como en mi caso, les llevamos entre cincuenta y sesenta años de una cosa que llaman experiencia y, a ellos, les parece bobada. Esta no cae como el maná del cielo como a los israelitas en el desierto, la adquirimos a fuerza de éxitos y fracasos que nos han dejado enseñanzas y, aprendemos más de golpes, engaños y traiciones en la vida, de lo que se aprende en la liviandad mundana.
Entiendo que se obnubilen con personajes que les parezcan interesantes como Antanas Mokus, en su tiempo le devolvió a Bogotá el sentido de pertenencia a base de mimos, espada de caucho y zanahoria al frente de la vara; Claudia López, gritando contra la corrupción que nos corroe; Sergio Fajardo pensando en el álgebra de Baldor para resolver los problemas del país o preguntándole a Mr. Google; Humberto De la Calle el gran libertador por lograr el “mejor acuerdo posible”; Vargas Lleras, ex vicepresidente que sigue estancado; y, desde luego, Gustavo Petro, ex guerrillero, destituido de la alcaldía de Bogotá, pero restituido gracias a centenares de tutelas, maquinaciones, y el apoyo de otro avieso, Juan Manuel Santos, necesitado de sus votos para una reelección espuria, pero Petro funge de adalid de la moral, ejemplo de sobriedad y comportamiento, protector de los pobres y redentor.
Muchos jóvenes piensan votar por alguno de estos personajes inspirados por sus profesores, no pocos infiltrados en las universidades. Pocos alumnos, que yo sepa, se han tomado el trabajo de mirar las intervenciones de Petro en las plazas públicas donde instala equipos de sonido de última tecnología, transporta en decenas de buses incautos campesinos o gentes de barriadas atraídas por suculento refrigerio. Los debates presidenciales difieren de sus discursos, están programados para engañar la galería diciéndole lo que oír quiere.
No leen tampoco columnistas serios, pertenecientes a la otra cara de la moneda como los que aparecen en estos enlaces, para solo mencionar dos:
Lo que está en juego, es la libertad de la patria, así tenga defectos. Defectos tenían Cuba, Venezuela, Nicaragua, Bolivia y Salvador, para no mencionar Brasil y Argentina, que lograron liberarse del yugo. ¿Y qué lograron corregir los gobiernos de Los Castro; Chávez y Maduro; Daniel Ortega; Evo Morales; y Salvador Cerén? ¿Mejoraron el campo?, ¿disminuyeron la pobreza?, ¿acabaron con la delincuencia?, ¿defendieron la libertad de expresión? ¿zanjaron la corrupción o abandonaron los corredores del narcotráfico? Solo investíguenlo. Lograron sí modificar constituciones para perpetuarse en el poder y manipular elecciones o ignorar resultados adversos para fungir como dictaduras, que es lo que son, “democráticas”.
Lo importante es no botar el voto y, para eso, solo hay dos opciones: o se vota por Petro, o por uno de los mencionados perdiendo el voto y dándole más chances al socialismo del siglo XXI, o se vota por Duque, así no les guste tanto, y contribuyen a la salvación de Colombia.    

El rincón de Dios

“Los jóvenes tienen que hacerse valer. Los jóvenes tienen que luchar por los valores”.Papa Francisco

Crónica 741

Contrastes “Lo correcto es correcto, incluso si todos están en su contra y lo incorrecto es incorrecto, incluso si todos están de acuerdo...