martes, 26 de julio de 2011

La Crónica

Estatuto Anticorrupción
Aclaro que no lo he leído, ni lo haré. Me basta con los comentarios de los medios para darme por enterado. A muchos ha gustado, me parece bien. No lo comento, pienso que leyes es lo que en este país sobran y no les falta inciso para poder salirse por la tangente. Muchas no se aplican con el rigor debido, si es que alguna vez se aplican, otras se acomodan a la voluntad de los togados, de manera que, mientras no se reforme la justicia, muchas leyes serán irrelevantes o inocuas.
Pienso personalmente que la corrupción no se soluciona con una ley. Debe empezarse por recuperar la moral y la ética perdidas por haber desterrado a Dios de las escuelas. No me refiero al Dios de la religión católica, me refiero al de todas para aceptar la libertad de cultos. Las que he auscultado, se basan en similares principios: difunden las primicias morales esenciales, base de la ética.
Recuerdo en mi niñez, las sabias enseñanzas del catecismo del padre Astete simples y elementales. En unas pocas páginas resumía el respeto a las leyes de Dios que, básicamente, las otras religiones acogen. Lo importante es lo fundamental que se centra en el amor, la moral, el perdón y el respeto por lo ajeno. Lo primero es volver a la enseñanza en las escuelas de los valores espirituales que enaltecen la vida humana y empezar con ello desde la primera infancia, llevándolo hasta la universidad.
Se ha cambiado la enseñanza de la ética en el trabajo y la excelencia en la vida profesional por una enseñanza de la sexualidad, prematura para la edad de los alumnos, dándole una relevancia de prioridad mal entendida. En la cartilla Aprendiendo de mi que difunde el Ministerio de Educación, vemos este párrafo dirigido a los niños de cuatro años.
“Cuando un hombre y una mujer se quieren, comparten muchos momentos de unión espiritual y física. Uno de ellos es cuando están solos y muy cerca el uno del otro, ambos desnudos, muy juntos, los besos y las caricias que se dan hacen que el pene del hombre, que estaba flojito, se ponga duro y bien derechito. Así se prepara para ser introducido en el huequito de la mujer que se llama vagina. Estando así, los dos sienten mucha felicidad”.
Sería un fanático retrógrado si me opusiera a la enseñanza sexual en las escuelas; pero honradamente me parece que el texto anterior está fuera de foco para un niño de cuatro años de edad. Y si siguiéramos haciendo el análisis de la citada cartilla, encontramos otra serie de enseñanzas que no me cuadran, como aquella que pretende reconocer otras características genéticas de los jóvenes, antes que su género, olvidando la diferencia entre el hombre y la mujer, cuando se habla de caricias, por ejemplo.
Por la experiencia en mi trabajo en barrios económicamente deprimidos, he sacado la dolorosa conclusión que la difusión indiscriminada de la sexualidad y el uso de anticonceptivos, sin acompañamiento de su contrapeso moral, ha contribuido a la promiscuidad porque se ha perdido el pudor y la intimidad. Pero no es solo mi apreciación, la prensa ha divulgado su preocupación por el desmedido crecimiento de embarazos de adolescentes, que en buena parte se relaciona con lo anterior.
Colateralmente, se ha incrementado exponencialmente el número de abortos. Si bien la sentencia de la Corte Constitucional solo establece tres casos para que se practique legalmente, permite que la mujer declare que fue violada sin necesidad de comprobarlo, porque entonces, según la misma Corte, su intimidad se ve afectada o se violaría el libre desarrollo de su personalidad. Anulada la objeción de conciencia para los médicos, que de esta manera los obliga a practicarlo, el aborto en Colombia es totalmente legal, aunque se disfrace.
Va desapareciendo el concepto de la familia, no se trabaja con ella desde la escuela el aspecto moral y, a partir de una niñez desorientada sin formación ética, los hombres del mañana serán fácilmente proclives a la corrupción. Sumemos a esto la proliferación en los barrios de las bandas criminales, cuyos jefecitos van escogiendo la niña que quieren como suya para saciar sus instintos y vemos como la corrupción desde allí se magnifica hacia el futuro.
Confesión
Padre me acuso de haber votado por Juan Manuel Santos… Tranquilo mijito que eso no es pecado… ¿Ah? ¿Y entonces por qué siento tanto arrepentimiento?
Bebiendo de su propia medicina
Me duele por Noruega el ataque terrorista de que fue objeto con gran destrucción, muertes y heridos. Algo que creían solo podía pasar a los demás. Ojalá este llamado les sirva para evaluar si vale la pena seguir siendo la sede de la página Anncol de las Farc y dejan de creer en una subversión que hace rato dejó de lado su ideología para cambiarla por las drogas ilícitas y dedicarse al terrorismo mondo y lirondo. La conclusión debe ser clara: el terrorismo existe y no tiene fronteras.
El rincón de Dios
“Lo único que permanece eternamente es el alma humana, el hombre creado por Dios para la eternidad. El fruto que queda por tanto, es el que hemos sembrado en las almas humanas, el amor; el conocimiento; el gesto capaz de tocar el corazón; la palabra que abre el alma a la alegría del Señor.” Benedicto XVI

lunes, 18 de julio de 2011

Crónica 446

Calificación de inversión en Colombia
La economía de Colombia atraviesa por un buen momento, el crecimiento del primer trimestre hace pensar a economistas moderados en un crecimiento anual del 6%, lo cual no es despreciable. Llevamos varios Ministros de Hacienda que han hecho y están haciendo bien la tarea. El crecimiento inusitado del sector minero, pese a algunos efectos colaterales en el medio ambiente, especialmente por el desorden de la minería ilegal que no puede controlarse de la noche a la mañana, y una que otra concesión que deberían revisarse, es de gran aliento para nuestra economía.
A esto se suma que tres de las más grandes y respetadas compañías evaluadoras del riesgo de inversión le han dado al país una calificación que muchos países envidiarían. Y permítaseme decirlo, mucho de esto se debe a que la gestión sobre protección a los inversionistas y esquemas de seguridad, no solo jurídica, sino material, fue uno de los desvelos primordiales del anterior gobierno, así un sector desagradecido quiera desvirtuarlo.
Es entonces necesario seguir por el buen camino en ese sentido para evitar que internacionalmente vuelva a deteriorase nuestra imagen, porque el capital extranjero es muy sensible a desajustes de seguridad y garantías y, si se pierde la credibilidad, recuperarla es difícil. Ya The Economist, que querámoslo o no es una referencia muy consultada por futuros inversores, ha empezado a hablar de temor de que el deterioro en la seguridad en Colombia crezca, lo que atribuye en parte a la desmoralización de las Fuerzas Armadas por los fallos y sentencias de los jueces, en contravía del debido proceso, algo en que no me extiendo pues ya, con mis cantaletas sobre este asunto, tengo fatigados a mis lectores.
La reforma a la justicia
Es pensar con el deseo, la justicia no se reformará sustancialmente como se requiere, y no lo será, porque las Cortes no lo quieren y, con los poderes que les dio el Código Siniestro, con que un ex Magistrado amigo mío bautizó la Constitución del 91, es un imposible jurídico. Si lo aprueba el Congreso, lo ataja la Corte Constitucional, que más de una vez se ha arrogado poderes legislativos y lo seguirá haciendo porque nuestro país vive, y seguirá viviendo, en la dictadura de los jueces.
Las próximas elecciones
Se acercan las elecciones de gobernadores y alcaldes. No dudo de la democracia; pero me parece que la elección popular de alcaldes fue instituida en su momento de manera precipitada. Debe ser popular, de eso no me cabe duda, pero la de alcaldes debió haberse modulado de acuerdo con el número de habitantes para concientizar la población y evitar lo que en muchos municipios ha sucedido, el imperio de los gamonales políticos y los grupos ilegales, que manejan las elecciones a su antojo con fines tenebrosos. Pero en fin, esos son los gajes de la democracia y de nuestra famosa Constitución del 91 que tanto celebran estos días.
Hay una rebatiña que da pereza ir a las urnas, cientos de candidatos avalados por partidos de garaje que deben recurrir a alianzas de todo tipo, otros, seriamente cuestionados por sus antecedentes. Los hay también buenos por supuesto, y debemos cumplir con nuestro deber democrático para evitar que se imponga el voto de aquellos, que en lugar de leer los periódicos, los utilizan para su higiene.
El rincón de Dios
“Me propongo demandar a la revista "Fortune", pues me hizo víctima de una omisión inexplicable. Resulta que publicó la lista de los hombres más ricos del planeta, y en esta lista no aparezco yo. Aparecen, sí, el sultán de Brunei, aparecen también los herederos de Sam Walton y Takichiro Mori. Figuran ahí también personalidades como la Reina Isabel de Inglaterra, Stavros Niarkos. y los mexicanos Carlos Slim y Emilio Azcárraga.
Sin embargo a mí no me menciona la revista. Y yo soy un hombre rico, inmensamente rico. Y si no, vean ustedes: Tengo vida, que recibí no sé por qué, y salud, que conservo no sé cómo. Tengo una familia: esposa adorable que al entregarme su vida me dio lo mejor de la mía; hijos maravillosos de quienes no he recibido sino felicidad; nietos con los cuales ejerzo una nueva y gozosa paternidad. Tengo hermanos que son como mis amigos, y amigos que son como mis hermanos. Tengo gente que me ama con sinceridad a pesar de mis defectos, y a la que yo amo con sinceridad a pesar de mis defectos.
Tengo cuatro lectores a los que cada día les doy gracias porque leen bien lo que yo escribo mal. Tengo una casa, y en ella muchos libros (mi esposa diría que tengo muchos libros, y entre ellos una casa). Poseo un pedacito del mundo en la forma de un huerto que cada año me da manzanas que habrían acortado aún más la presencia de Adán y Eva en el Paraíso.
Tengo un perro que no se va a dormir hasta que llego, y que me recibe como si fuera yo el dueño de los cielos y la tierra. Tengo ojos que ven y oídos que oyen; pies que caminan y manos que acarician; cerebro que piensa cosas que a otros se les habían ocurrido ya, pero que a mí no se me habían ocurrido nunca.
Soy dueño de la común herencia de los hombres: alegrías para disfrutarlas y penas para hermanarme a los que sufren. Y tengo fe en Dios que guarda para mí su infinito amor.
¿Puede haber mayores riquezas que las mías? ¿Por qué, entonces, no me puso la revista "Fortune" en la lista de los hombres más ricos del planeta?"
Catón

domingo, 10 de julio de 2011

Solo un coletazo… ¡Andate con ese manto a misa!
El cierre de la carretera de Medellín a la Costa el 29 de junio pasado por el frente 36 de las Farc y el asesinato del Mayor Félix Antonio Jaimes cuando auxiliaba los heridos de uno de los buses incendiados; la quema de un tractocamión y otro vehículo; la instalación de tres bombas que pretendían explotar cuando se reabriera el paso en la vía, con todo respeto con el Ministro de Defensa, no es un simple coletazo, es el resultado de bajar la guardia.
Tampoco son coletazos la situación del Cauca donde se han atacado y siguen asaltando poblaciones; el aumento de secuestros; la masacre en San Vicente del Caguán; la propagación de vacunas, especialmente en el Meta y Caquetá; la extorsión creciente a petroleras y compañías mineras; el derribamiento de torres de energía; la voladura de oleoductos; los continuados ataques a la fuerza pública; y múltiples hechos de similar envergadura cometidos por las Farc y las bandas criminales. No es tampoco un coletazo el resurgimiento del Eln, que se encontraba en artículo mortis, en varias regiones donde hace tiempos había dejado de operar. Nada de esto veíamos hace rato.
Como dijo el ex vicepresidente Santos, su primo, “no es expulsando a las petroleras que paguen extorsiones como se arregla el problema, sino brindándoles seguridad.”
La pretendida ‘percepción de inseguridad’ con que el presidente Santos intenta tapar el sol con las manos y despistar a los colombianos, para minimizar los efectos terroristas que se le están saliendo de madre, no es un cuento mío. En la encuesta de Gallup, alrededor del 70% pensamos que el tema de seguridad está empeorando. De manera que el sofisma de la ‘percepción’ solo funciona para algunos cándidos, como también el cuento de que los ataques presentes de los terroristas sean únicamente para distraer al ejército del cerco que le tiene tendido a ‘Alfonso Cano’. Los ciudadanos de bien estamos perplejos.
Estamos en el preámbulo de volver al pasado de las pescas milagrosas en las carreteras; de que el terrorismo nos encierre de nuevo en las casas; se multipliquen, como ya lo están haciendo los combos, en los barrios; desparezca la seguridad que teníamos desde hace ocho años. Sería bueno que Santos se acordara como operaba el ejército bajo la dirección de Uribe, lo debería saber como ex Ministro de Defensa.
Ya es hora de que el ministro Rivera ponga los pies en la tierra, se olvide de los supuestos coletazos, y entre en acción. Y lo es también, de que el comandante Celis se baje del buque Gloria para recuperar la seguridad de la patria que tanto a costado. El ejército tiene 250.000 hombres y la marina alrededor de 30.000, la lucha con el terrorismo se lleva fundamentalmente en las selvas, por soldados del ejército. Es un oficial que conozca esas lides quien debe dirigir la Fuerzas Armadas y no un marino que desconoce estas tácticas. Cuando la lucha se lleve en el mar, es lógico que la dirija un marino. Pero nuestro Presidente estuvo en la Armada Nacional, por ello le soltó a un Almirante la tarea terrestre, con los resultados que ahora conocemos y vivimos.
Para distraer la atención, o sacar pecho después de tanto coletazo, se nos dice que los días de ‘Alfonso Cano’ están contados, “…la noche anterior se nos voló.” Ojalá no pase, lo que dice Raúl Tamayo con humor, cuando sugiere que estamos cayendo en el síndrome del “ya casi”. Pero si en verdad lo agarran, o lo dan de baja, sería útil ir analizando quien podría sucederlo y como habría que perseguirlo, para desarticular la cabeza de las Farc.
Lo digo, porque tengo el presentimiento de que el mas seguro sucesor sería ‘Iván Márquez’ lo que complica las cosas por una simplísima razón: Ese hombrecito, pese a lo que se ha venido discutiendo con la gente del paracaidista coronel, sigue en Venezuela, donde lo reciben con alfombra roja en el Fuerte Tiuna, refugio de descanso predilecto de Chávez. No será fácil a través de la diplomacia de hagámonos pasito, lograr que Venezuela lo extradite o expulse. Mucho menos convencer al coronel paracaidista de que es en su territorio donde se refugia, algo que por simple orgullo, no admitiría; pero es que no se trata de orgullo, se trata de apoyo incondicional, que no creo se arregle por las buenas. Ojalá en esta apreciación me equivoque. ¡Bienvenida la Inseguridad Democrática!
Y de Chávez ¿qué?
Tenemos claro que Chávez no da puntada sin dedal. Sea cual sea la gravedad de su enfermedad, planeó todo con cuidado para obtener el reencauche que necesitaba por el desastroso desempeño de la economía de su país, la creciente inseguridad, los cortes de energía y el desabastecimiento alimentario, que, con los precios que el petróleo ha alcanzado, nadie entiende. Le mostró a los venezolanos que él es indispensable y que sin él, Venezuela no existe. Definió que ni en sus mas inmediatos colaboradores cree, porque prefirió gobernar por trinos en las redes sociales, antes que delegar el poder, y dejó al descubierto que el liderazgo de la oposición es inexistente. Me duele por Venezuela, que si no aprovecha esta coyuntura, caerán en manos de su hermano Adán, que es mas peligroso que mico en un pesebre. No lo duden, las clases de Fidel no son gratis.
El rincón de Dios
“La fe es el término medio entre la ligereza con que alguno precipitadamente cree, y la obstinación en no creer sino en lo que antes se demuestra por la razón.” Fray Luís de León

Crónica 741

Contrastes “Lo correcto es correcto, incluso si todos están en su contra y lo incorrecto es incorrecto, incluso si todos están de acuerdo...