sábado, 19 de diciembre de 2015

Crónica 616

Otro galimatías
Terminé una primera lectura del Acuerdo Sobre Víctimas del Conflicto cuya explicación por parte de Humberto de la Calle y Sergio Jaramillo había escuchado con ligereza porque no les creo. Digerirlo no es fácil, tiene ambigüedades y el lenguaje emula a Maduro contagiándose con el uso de comisionado o comisionada como el vecino usa el de estudiante o estudianta.
 El abuso de referencia a las víctimas es una distracción, jamás serán por ellos reparadas porque dejaron claro el boquete de no hacerlo si no tenían para ello el dinero, que es lo permanentemente cacareado en La Habana. El fondo no son las víctimas es la  Jurisdicción Especial de Paz que ha de juzgar los guerrilleros; la Fuerza Pública; a quienes hayan ‘financiado’ a los mal llamados paramilitares pagando ‘vacunas’ extorsivas, aunque las de las Farc obviamente se excluyen; a los funcionarios del Estado que revolcando el pasado como se pretende, pueden caer en sus garras los ex presidentes aunque se diga que se respetará su fuero. Menciono un solo ejemplo, Santos como Ministro fue responsable de la muerte de ‘Raúl Reyes’ ¿lo cubre el fuero? Parecería que no.
Se crea una Comisión de Esclarecimiento de la Verdad la Convivencia y la no Repetición que no pasa de ser un embeleco, ya existía un Informe de la Comisión Histórica  que supuestamente cubría el tema y por el que se pagó una millonada. El nuevo organismo parte de una elección tenebrosa: tres comisionados (o comisionadas) serán elegidos por las Farc, tres por el gobierno o sea por  Enrique Santos que es lo mismo, y otros tres por organismos que escogerán entre los anteriores ¿La fundación de Piedad Córdoba, el padre Javier Giraldo y Gloria Cuartas? ¿El Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo? ¿la de Paz y Reconciliación de León Valencia?  
Las sanciones por graves crímenes “Comprenderán restricciones efectivas de libertades y derechos, tales como la libertad de residencia y movimiento (…)”, pero se deja para el documento final su verdadero alcance, la creación de Caguancitos donde vivirán tranquilamente “estudiando, reparando puentes y vías, reforestando, etc.” Veo aquí una una incongruencia cuya respuesta no encuentro: serán elegidos a dedo para cargos públicos  para lo que las penas no son obstáculo, ¿donde cumplirán la restricción efectiva? Si a ‘Iván Marquez’ lo eligen congresista ¿No podrá salir de Bogotá, Cundinamarca o del país?
El nuevo tribunal deja de lado la Corte Constitucional, cuyas funciones asumirá Juampa con la ley habilitante y el Congresito que le servirá de Notario; la Corte Suprema de Justicia; el Consejo de Estado; la Fiscalía que solo informará y se crea otro ente paralelo. El tribunal podrá anular penas anteriores para liberar todos los guerrilleros presos y podrá pasarse por la faja la Procuraduría con lo que veremos a Teodora en ejercicio político renovado, porque, entre otras, es una de las ‘víctimas’ del conflicto. 
Los militares y policías secuestrados se consideran prisioneros de guerra con lo que se anula el delito y puede admistiarse. Siguen con el cuento de la dejación de las armas, no la entrega; los Acuerdos son Borrador Conjunto lo cual en buen romance, me imagino, significa que pueden seguirse ampliando en lo que llaman olímpicamente el acuerdo final. 
Con razón se inventaron el manido plebiscito, los borradores son un libro y falta el final que incluye todos los pendientes, quienes no los hayan analizado de antemano, en treinta días que será publicado acabarán votando a ciegas. ¿Cuantos votantes investigan suficiente o tienen acceso a Internet?
El Rincón de Dios
Cierro estas líneas recordando aquella frase de San Pío de Pietrelcina: “Procura no inquietar tu alma ante el triste espectáculo de la injusticia de los hombres. Sobre esta injusticia verás algún día el triunfo definitivo de la justicia de Dios”.

lunes, 7 de diciembre de 2015

Crónica 615

De las carreras…
Había comentado que de las carreras no queda si no el cansancio. Eso ocurre al acelerar leyes a la topa tolondra a través de la enmenrmelada Mesa de la Unidad Nacional, que ante la incapacidad del gobierno de mantener una posición firme y coherente, archiva para no molestar a sus tertulianos de La Habana. Al cuarto de los trebejos fue a parar el Marco Jurídico para la Paz y el Referendo con modificación de articulito incluido. El plebiscito, de no ser porque Juampa necesita tapar sus trapisondas, no correría mejor suerte, no porque la Corte Constitucional llegue a cumplir su deber de declararlo inexequible como jurídicamente debería, sino porque a ‘Ivancito’ y ‘Timochenko’ les pareció un adefesio. 
Independientemente de la violación que a las normas este plebiscito representa, fijar un umbral de solo cuatro millones cuatrocientos mil votos que tienen asegurados en la Costa Atlántica para alcanzar el si, difumina toda credibilidad y respaldo a un proceso que, si es tan bueno como se pregona, no requeriría estas artimañas. 
No se si los autores del esperpento calcularon que también para la disidencia es fácil alcanzar ese ridículo umbral que podría poner al borde del suicidio a Juampa, que para evitarlo, ya se había pasado por la faja el referendo. Es tal el miedo del gobierno que en la reunión con los gobernadores y alcaldes electos dejó claro “yo soy el dueño de la chequera”, como quien dice, si no me marchan se quedan sin plata, amenaza corrupta de compra de conciencias.
La tarea de la oposición debe ser la pedagogía por el NO. Esto no supone, como se  pretende, escoger entre la guerra y la paz, es: qué, cuanto, como y a cambio de qué, se entrega. Decir que si triunfa el no volveríamos a 20 años de guerra es ridículo, se trata es de decidir entre un Estado de Derecho con una democracia o aceptar que se sienten bases firmes para entregar el país al socialismo del siglo XXI. Ya vimos en Venezuela, donde la dictadura tenía raíces profundas y la totalidad de las herramientas a mano, la derrota abrumadora de la oposición
La abstención no cabe, votar es un deber y, cualesquiera sean las razones, es de obligatorio cumplimiento para el ciudadano de bien. Abstenerse no solo haría más fácil para el gobierno salirse con la suya, le quitaría a los oponentes toda autoridad moral para seguir en la tarea de defender las instituciones. Si a la propuesta que se hace en este enlace http://periodicodebate.com/index.php/opinion/columnistas-nacionales/item/10266-firme-“por-una-paz-sin-impunidad” se une la pedagogía por el no, podría poner en aprietos el plebiscito. La tendencia populista en América ya entró en su punto de ruptura, además de nuestro vecino, basta mirar a Argentina, Brasil y Chile. Colombia no será doblegada.
Esperemos que con el rechazo de las Farc al plebiscito no se les conceda como premio de consolación una Constituyente igual de amañada, que es a lo que aspiran, para conseguir en Cuba lo que jamás pudieron, ni podrán, con el terrorismo y las armas. ¡Gracias Venezuela por habernos dado su ejemplo! No necesitamos casi 20 años de ignominia pudiendo reaccionar ahora.
Feliz Navidad y Próspero 2016
Deseamos a nuestros amables lectores, agradecemos su paciencia y le ofrecemos disculpas por nuestros yerros. 
El Rincón de Dios
“La paz exige cuatro condiciones esenciales: Verdad, justicia, amor y libertad. Juan Pablo II

Crónica 741

Contrastes “Lo correcto es correcto, incluso si todos están en su contra y lo incorrecto es incorrecto, incluso si todos están de acuerdo...