domingo, 26 de julio de 2015

Crónica 597

Invito de nuevo a mi querido amigo José Alvear a participar en mi columna, no por sacar el cuerpo a La Crónica que me tocaba escribir esta semana, que desde luego se desplazará unos días, por compartir su pensamiento, pero carecer de estas fuentes maravillosas que completan este paralelo histórico digno del 007.  
Lealtades divididas
José Alvear Sanín
Semanas atrás me refería al goût de trahir, tema al que regreso cuando termino la lectura de El Intocable (Bogotá: Alfaguara, 2015), ágil novela premiada en varios países, de John Banville. En ella aparece la traición como goce, a través de la historia de los Cambridge Five, grupo de espías dobles que pasaban a los rusos lo que conocían en el “Departamento” (SIS, SOE, MI-15, MI-16, según los años), o desde la embajada británica en Washington, donde algunos de ellos llegaron como secretarios, causando inmensos daños a la seguridad de los Estados Unidos y la Alianza Atlántica, porque incluso pasaron secretos atómicos.
Los cinco eran jóvenes de familia acomodadas, con excepción de Cairncross. Vinculados al partido comunista desde la universidad, recién egresados pasaron al “Departamento”, que no les hizo el vetting reglamentario o se los hizo mal. 
Así llegaron al Servicio Secreto Guy Burgess, Donald Mc Lean, John Cairncross y Anthony Blunt, probablemente reclutados por el 5° espía, que ya estaba dentro.  Se discute si este era Kim Philby o Lord Victor Rothschild, aunque también podría pensarse que fuese Graham Greene. 
Todos estos personajes aparecen en la obra con nombres ficticios, y aunque a veces sus ejecutorias se mezclan, no dejan de ser transparentes para el lector. Sin embargo, a Cairncross se lo confunde arbitrariamente con el famoso Alan Turing, quizá para dar mayor colorido a la novela.
El relato está centrado en Anthony Blunt, que llegó a ser curador de las pinturas de S.M., catedrático, directivo en Somerset House y autor de un estudio fundamental sobre Poussin. 
¿Cómo pudieron estos cuatro permanecer entre veinte y cuarenta años al servicio del Kremlin, dentro de una de las agencias de espionaje más poderosas y mejor establecidas, fundada, al parecer, por Jeremy Bentham y que inclusive tuvo entre sus filas a Bertrand Russell?
Alguien debía protegerlos. Después de leer el libro, me parece que Victor Rothschild, personaje que llegó a ser cabeza de la tenebrosa casa de banca, y, por ende uno de los hombres más ricos del mundo, formaba parte del infame ring. ¡Y era agente comunista! 
Pues bien, en Colombia, como único argumento a favor de los diálogos de La Habana, se dice que un hombre tan rico como JM Santos no puede ser comunista. ¡Valiente certeza, basada en el más endeble sofisma! En la historia de la infamia abundan los agentes dobles y los que disfrutan del placer de traicionar, empezando por el banquero Parvus, financiador de Lenin, sin olvidar al banquero tránsfuga Sigmund Warburg. Para gente como ellos no es difícil mantener su dinero a salvo y entretanto gozar de un secreto e intenso goce. 
¡En el libro queda claro que ninguno de los cinco recibió ni un penique de Moscú! ¡Puro amor a la causa!, mientras tantos espías son espléndidamente pagados. 
Atrás he mencionado a Graham Greene (Querrell en la novela), cuya fama radica en penetrantes novelas donde aflora el tema religioso, siendo también autor de otras que tratan de espías dobles, lealtades divididas y traición (A gun for sale, The human factor, The quiet american, Our man in Havana, The Panama taylor, The third man, especialmente, casi todas llevadas al cine).
Era un católico agobiado por la duda, poco practicante, fanático antiyanqui, y por qué no decirlo, compañero de ruta. Por eso no me extraña, en la novela de Banville, el retrato desagradable que hace del ambiguo escritor. En el libro-reportaje de Marie-Françoise Allain, Greene llegó a decir: “He traicionado muchas cosas en el curso de mi vida. Quizá de allí viene esa incomodidad conmigo mismo, esa impresión de haber sido cruel, de haber sido injusto…”  (El otro y su doble. Buenos Aires: Emecé; 1983).
Al recomendar esta estimulante novela, aprovecho para señalar también el impactante video del periodista venezolano Pedro García sobre el tema de la traición, porque seguramente tenemos nuestros “Chicó Five” (https://www.youtube.com/watch?v=3LOgx_HyMBs).
++++++
Paralelismo y traición. 1. Después de 50 años de enfrentamiento, Mr. Obama aplica la respiración artificial a una tiranía terrorista agonizante, privada de los recursos que podría extraer de la exangüe Venezuela. 2. Después de 50 años de lucha contra una guerrilla narcoterrorista, derrotada militarmente, Santos deja de combatirla y en La Habana conviene con ella la “refundación” de Colombia. 
++++++
Salud pública. A las pertinentes inquietudes formuladas por Hernán González Rodríguez (El Espectador, julio 23), se suma este breve y diciente memo que he recibido de uno de los principales expertos en derecho tributario: 

“Ante la crisis de la salud por falta de dinero, hay que tener en cuenta que la Ley 1607 de 2012 creó el Impuesto de Renta para la Equidad CREE, con una tarifa del 8% y con dichos recursos se creó un fondo destinado a los gastos necesarios para el cumplimiento de los programas de Inversión Social a cargo del ICBF y del SENA y para financiar la inversión social en Salud (Ley 1607/2012 Art.28). Por lo tanto, los dineros de la salud los tiene el Gobierno, y como dicho fondo no tiene control, se los gastaron en la mermelada para la reelección, y ahora los hospitales están sin el dinero que tiene recogido el Gobierno y que destina a proyectos diferentes.”

miércoles, 22 de julio de 2015

Crónica 596

Paradojas
La decisión de adelantar conversaciones de paz manteniendo la ofensiva militar fue correcta. Las Farc estaban acorraladas, diezmadas, sus rutas de movilización de armas y drogas prácticamente colapsadas. Mantenerlas en esas condiciones daba al gobierno superioridad en la mesa e impedía la expansión del negocio de la coca afectándoles las finanzas e impidiendo su rearme. Pero el giro de las conversaciones dio como resultado todo lo contrario, la debilidad del gobierno cediendo todo sin obtener nada a cambio permitió el fortalecimiento del enemigo, el aumento de los cultivos ilícitos y de la producción de cocaína que fue legalizándose, culminando en la suspensión de las fumigaciones. 
El cese unilateral del fuego declarado por las Farc, violado en múltiples ocasiones e ignorado por Juampa en su afán de lograr una firma claudicante de un papel cualquiera, o del Nobel, era una trampa más. Habían conseguido despejar rutas de movilización, rearmarse, y gozar de un apoyo internacional que no tenían. 
La matanza de los soldados del Cauca no fue un error táctico, todo lo contrario, lo usaron para incitar una reacción de Juampa que le hiciera sacar de los hangares los aviones de combate y algunos batallones de los cuarteles. El ataque a un campamento terrorista  donde se dieron de baja 28 facinerosos pusieron en el campo de las Farc el balón, adelantaron crueles ataques terroristas en las semanas siguientes con el fin de arrodillar un Presidente pusilánime. ¡Y lo lograron! la primera victoria fue sacar al comandante de la Fuerza Aérea por el “error” de Guapi. Allí estaba el campamento mencionado y uno de los integrantes de la tertulia habanera.
La pasividad de las Fuerzas Armadas en ese período fue manifiesta, a los graves atentados terroristas no hubo reacción alguna, la inteligencia estaba apabullada, los aviones y helicópteros en tierra, los soldados acuartelados no vaya y fuera se levantaran de la mesa los bandidos. Las encuestas, que no pudieron ocultar con mermelada, sacaron a luz lo que Colombia piensa de juampa, un escaso 24% lo apoya; la tertulia hacía agua, el 76% de los compatriotas no creían en el sainete de La Habana. La tabla del náufrago se la tiraron las Farc a Juampa, otro cese unilateral de un mes que luego ampliaron a los cuatro que Juampa puso como límite para poder manipular las elecciones de octubre en cuya transparencia nadie cree. A renglón seguido salió con el cuento chino del desescalamiento, un embuste semántico que significa cese bilateral, que ya se viene practicando.
También pidió el desescalamiento del lenguaje diciendo que a los angelitos de las Farc no les digamos terroristas, bandidos, narcos o cosas por el estilo. Debemos alabarlos de ahora en adelante por sus crímenes de lesa humanidad y tropelías. Chamberlain Villegas cumplió las instrucciones contándonos que el subteniente Moscoso no estaba secuestrado si no “indebidamente en poder de las Farc”. Igual, fue un accidente la muerte del soldado Wilson Martínez que realizaba el trabajo que deberían hacer los bandidos, desminando los campos que ellos llenaron de minas antipersona. Tiene más valor la vida de un rufián que la de un simple soldado.
En cambio los bastardos de La Habana, y lo digo no por no hacerle caso a Juampa,  sino porque si en la mesa aún prefieren sus alias a lo nombres de pila es por desconocimiento o rechazo de sus progenitores, después de cinco años de estar divagando en una tertulia que es un galimatías, pueden despotricar como les venga en gana de lo que les viene en gana, dar ordenes macabras a sus socios del Eln para no ser ellos los malos de la película y continuar veladamente con sus actos de terror cuyo sinónimo suave desconozco. Eso me impide darle gusto a Juampa en el lenguaje.
El rincón de Dios
Un ciego le preguntó a San Antonio: ¿Qué puede ser peor que perder la vista? Él le respondió: Que pierdas tu visión de las cosas.

martes, 7 de julio de 2015

Crónica 595

Sí se Puede
Con el embeleco del Si se Puede engatusó Belisario Betancur la mayoría de los colombianos para llegar a la presidencia, como Juampa, parodiándolo, se montó en el Soy Capaz como parte de la estrategia para su reelección. 
El primero demostró que sí se puede llevando el país a una inflación superior al 35% y a un proceso de paz con las Farc casi tan desastroso como el actual, en el que como es costumbre de este grupo terrorista le hicieron pistola con los dedos de los pies. Estos fueron solo dos de sus errores. 
Como no aprendemos de pasados yerros, Juampa también fue capaz de volver trizas una economía que recibió boyante; desbaratar la seguridad que tenía acorralado el terrorismo que resucitó; acabar con la confianza en el Congreso, la justicia y las instituciones; dejar incrementar el 47% el área cultivada de coca; pasar de agache en el despojo del mar de San Andrés y del zarpazo de Maduro anulando por decreto el diferendo limítrofe en el Lago de Coquibacoa. Será capaz de entregar a un grupo terrorista la patria que debería preservar, haciendo concesiones ilimitadas sin recibir nada a cambio a quienes arrecian la violencia. 
 No es imaginación ni especulaciones de los “enemigos de la paz”, lo reflejan las últimas encuestas cuyas cifras demuelen la publicidad enmermelada del régimen para ocultar el profundo fracaso de una gestión gubernamental errada, débil y con actuaciones como veleta de campanario de Juampa. Es desastroso que en el primer año del segundo período el Presidente ya tenga el sol a las espaldas, solo el 28% le cree. Para no llover sobre mojado no destaco otras cifras de las encuestas, mucha tinta ha corrido sobre los desatinos que reflejan.
 Vale hacer comparaciones. Me envía un amigo argentino un escrito de un prominente uruguayo del que solo menciono dos ejemplos. Agradece a los Kirchner por el fuerte impulso que han dado a la economía de su país. Según el columnista, Uruguay no tuvo que implementar nuevas políticas económicas, simplemente observaron lo que hacían los argentinos e hicieron todo lo contrario: mientras los primeros pusieron retenciones al campo, ellos dieron subvenciones a los pequeños y exenciones a los grandes y cuando en el país vecino cierran dos explotaciones ganaderas por día, Uruguay ha logrado competividad a nivel mundial. Muchas industrias han cerrado sus puertas y traslado sus factorías a Uruguay y Brasil desde donde ahora exportan a la Argentina y al mundo.
Las cargas tributarias que Juampa ha impuesto y que tendrá que incrementar para atender los requerimientos de mermelada para sostenerse y seguir hablando sobre un postconflicto que no existe ni se le ve luz al otro lado del túnel; atender el déficit que ha producido la baja del petróleo; el de la balanza de pagos, uno de los más abultados de la historia; los compromisos de la reelección; la atención de la deuda externa con una devaluación superior al 35%, nos llevan por el camino argentino. Si seguimos así, nos acercaremos peligrosamente a la situación de otros países que caen en picada. ¿Cual de los vecinos será el beneficiario? solo se me ocurre Perú. No es mala la izquierda, solo aquella trasnochada, radical e inconsciente. 
El Rincón de Dios
“El Papa propone una sana relación con lo creado como parte de la conversión íntegra de la persona y tomando de modelo a San Francisco de Asís. Esto implica reconocer los propios errores, pecados, vicios o negligencias, y arrepentirse de corazón, cambiar desde dentro.”  
Coda.- ¿Entenderá Juampa el mensaje del Papa? Más le vale para ver si le bendice el papelito que quiere firmar en La Habana.

Crónica 741

Contrastes “Lo correcto es correcto, incluso si todos están en su contra y lo incorrecto es incorrecto, incluso si todos están de acuerdo...