viernes, 26 de enero de 2018

Crónica 705

Llegó la hora de actuar en conciencia

“Sabemos que no hay dogmas en política; solo hay verdades experimentales que acostumbramos decorar con el nombre de principios”. Rafael Uribe Uribe
 No concuerdo con calificativos de extrema derecha que algunos medios le están dando a la coalición en buena hora integrada por Iván Duque, Marta Lucía Ramírez y Alejandro Ordoñez, de ahí que traiga a colación la frase del General Uribe que desnuda los fementidos dogmas políticos.
Una cosa es el pensamiento sobre el bodrio de La Habana, otra muy distinta constituir una alianza donde cabemos todos, o la conformación de un partido como el Centro Democrático que integramos personas con diversidad de pensamiento a veces interpretada como divisoria, en lugar de incluyente que es de lo que se trata. Militamos allí ex miembros del partido liberal en obligado receso; conservadores ajenos a la mermelada, puestos y contratos; ortodoxos de pensamiento más radical de derecha; pero todos unidos en un propósito fundamental: defender las instituciones y la democracia de nuestra patria.   
El desafío es grande: muchos van aterrizando sobre la necesidad de racionalizar los acuerdos rescatando lo redimible y modificando lo tortuoso, después de un año escabroso volverlos trisas sería un suicidio. En eso coincido con Marta Lucía; con Ordoñez en su concepción sobre la defensa de la familia y, en lo demás, con Duque. Pero se requerirá revisar los acuerdos para ajustarlos a lo racional, manejable y financiable. Para ello lo fundamental es lograr una buena integración del Congreso, acabar con la mermelada, las ambiciones burocráticas y el manejo de contratos. Eso solo lo lograremos eligiendo gente honesta y comprometida. La responsabilidad de elegir solo los mejores es nuestra, de lo contrario no tendremos autoridad moral para reclamos futuros. El Congreso ahora es lo fundamental, un presidente sin apoyo en el legislativo estaría maniatado. 
 Nos faltó arrojo para hacer respetar el resultado del NO en el plebiscito, confiamos en un presidente mitómano y tramposo, creímos en las Cortes, el Congreso, la ética, el respeto a las leyes y a la Constitución a pesar de que ya nos habían demostrado su incoherencia, no podemos seguir cayendo en ese limbo. Pero eso es clavo pasado,  tenemos que despertar para corregir el rumbo, de lo contrario iremos como el Titanic de frente al Iceberg. Y, eso, está en nuestras manos.
 Yendo más lejos debemos evitar un gobierno de transición o extrema izquierda que le abra las puertas del poder a La Farc. Los postulados del Foro de Sao Paulo al que pertenecen Fajardo, el Polo Democrático, Petro y Caicedo, Clara López y los Verdes son claros y su vigencia en Cuba, Venezuela, Nicaragua, Bolivia y Salvador están a la vista. La estrategia la dicta Cuba y vemos como las elecciones planteadas por Maduro para perpetuar el chavismo en Venezuela son claras, jamás abandonarán el poder, como no lo abandonarán Ortega, Evo ni los sucesores de los Castro. ¿Alguna Duda?
Por eso, afinemos nuestras conciencias y votemos por lo que creamos que al país conviene. Yo voy por la recuperación de la democracia y el respeto a nuestras instituciones.

El rincón de Dios


“Al contemplar el panorama en el que nos desenvolvemos parece que nos encontramos frente a una realidad sin posibilidad del retorno de una paz estable y duradera. Como si estuviésemos condenados a vivir en una estado de violencia y de pruebas, de angustia y de tristeza, de tensiones o de insatisfacción permanentes. Es como si la felicidad se resistiera a venir de una vez por todas y, por el contrario,  se alejase indefinidamente de la sociedad donde vivimos.”

viernes, 12 de enero de 2018

Crónica 704

Nos ponemos las pilas o nos lleva el que nos trajo

Tiene toda la razón Jesús Vallejo en su columna que pueden leer en este enlace http://javalmejia.blogspot.com.co/2018/01/peleen-locos-que-hay-luna.html a la que añado algunos comentarios.
Con respeto a buenos amigos creo que les está faltando coherencia en este momento crucial para la patria. Nadie duda de los votos que obtuvo Marta Lucía Ramírez, de las firmas recolectadas por Alejandro Ordoñez, ni del triunfo de Iván Duque con el mecanismo aplicado por el Centro Democrático para seleccionar su candidato; pero tampoco podemos ignorar las posiciones en las encuestas de Sergio Fajardo y Gustavo Petro y, mucho menos, las firmas obtenidas por Germán Vargas Lleras que duplican las del candidato inscrito por estas, que le sigue.
Solo participo en política tangencialmente, me impide opinar con suficiente sentido sobre votos cautivos, transferibles, manejables, estrategias, clientelismo y otras yerbas de que oigo hablar ahora con frecuencia; estoy en ella de metido, tratando de defender la democracia, el estado de derecho y sus instituciones. Como nos decía mi padre, bobitos tampoco, puede que las neuronas no estén tan vigorosas como en la juventud, pero la experiencia, los reveces, éxitos y lo vivido despiertan el sentido común, por infortunio, hoy el menos común de los sentidos.
Que yo sepa no hay en el momento un partido más fuerte que el Centro Democrático por su coherencia y disciplina que, por diferencias de pensamiento algunos de sus integrantes quieren quebrar o, por malicia, los aspirantes a la imposición del socialismo trabajan con vigor para torpedearlo.
Mirando los toros desde la barrera pienso que las elecciones de 2018, “si nos dejan…” como dice la canción, hay que ganarlas en primera vuelta por un margen suficiente para impedir que nos barran o se las roben. Pero la realidad es que el Centro Democrático no ganará si se va solo, es indispensable una coalición fuerte y eso empieza con un enérgico respaldo a su candidato, gústenos o no, para que a corto plazo pueda convocar la coalición, liderarla si es del caso, o ser capaz de ceder su cupo si para lograr el triunfo fuese necesario.
Las debilidades las veo así:
Sergio Fajardo con su nadadito de perro lidera las encuestas, copia sus propias estrategias utilizadas para llegar a la alcaldía de Medellín, que no me chocó, y a la gobernación de Antioquia que ni fu ni fa. Tiene el respaldo de los cacaos antioqueños y, solapadamente, de la izquierda afiliada al Foro de Sao Paulo a la que pertenece, que conquista los votos de las Farc (unos 3 millones en sus zonas de influencia) que lo ven como el candidato con menos resistencia de los votantes y de los jóvenes que lo consideran apartado del clientelismo político y abanderado de la anticorrupción. Sería su ideal para el gobierno de transición a que aspiran.
Germán Vargas Lleras, sin repuntar suficiente en las encuestas, recolectó más de 5 millones de firmas que le dan un piso fuerte, es políticamente el más zorro y tiene su gran potencial en la Costa que pone votos de los buenos y de los otros.
Individualmente Duque; Marta Lucía y Ordoñez si se empeñan en una extrema derecha mandada a recoger, no superarían a Fajardo y a Vargas que, obviamente, llegarían a la segunda vuelta convirtiendo al segundo en el plan B. Sin coalición daríamos el paso al frente al borde del abismo en que nos encontramos. ¡Primero está la patria!      

El Rincón de Dios


"Da lo que tienes para que merezcas recibir lo que te falta". San Agustín

lunes, 1 de enero de 2018

Crónica 703

Por si las moscas

En mi corto descanso, por ahí perdido y sin contactos, en Periódico Debate encontré una columna de Natalia Bedoya con este párrafo aterrador:
"En el Bloque Sur de las Farc al mando de Edgar Tovar, Fabián Ramírez y Joaquín Gómez llevaban a las niñas embarazadas al caño de Yanamaru Putumayo. Allí los cubanos practicaban cientos de abortos. El caño era una corriente de sangre": Lucía, que escapó de Farc. En este enunciado hay una mención que atrae mi curiosidad: “Allí los cubanos…”
Muchos de estos casos ocurrieron antes de iniciarse las conversaciones en La Habana y ya los cubanos asistían a las Farc en labores médicas. ¿También los hacían en otras actividades como entrenamiento, adoctrinamiento, y labores subversivas? o ¿preparaban el terreno para los diálogos? Al escribir estas líneas no alcanzan allá mis fuentes, pero las declaraciones de Lucía dejan claro que los delegados de Castro estaban con las Farc antes de la firma de los acuerdos.
Pensando pensamientos como diría mi amigo Jaime R. Echavarría (qepd),  tampoco cae de sorpresa la reunión de campesinos cubanos y colombianos celebrada en Saravena donde la líder María Amalia Rodríguez, vocera de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños de Cuba (ANAP), declaró: "Este movimiento es muy importante porque une a los campesinos territorialmente, los moviliza y los mantiene unidos y organizados para el trabajo en la lucha y en la productividad". Es el preludio de la organización que se pretende en las ZRC (Zonas de Reserva Campesina) dentro de lo previsto en el acuerdo sobre Reforma Rural Integral.
He sostenido que las Farc desde las reuniones secretas con el gobierno en La Habana siempre han sido consistentes: hicieron valer todas sus pretensiones, obligaron a Juan Manuel Santos a cruzar todas las líneas rojas que dijo haber establecido y, a mentir, para convencer al país que no se afectaría la propiedad privada, el modelo económico, la justicia y la libertad de expresión, todo lo cual ha venido violándose o reglamentado en contra de lo afirmado, a través del Fast Track. Obtuvieron las Farc en los acuerdos más de lo que pretendían lograr con las armas.
Quedan en el camino enigmas de gran calado. Menciono solo cuatro:
1.    ¿Seguirá permitiéndose el crecimiento de los cultivos de coca, amapola y marihuana y el aumento del consumo interno de drogas ilícitas?
2.    Se han destapado abusos sexuales a menores por parte de comandantes de las Farc. El legislativo determinó que estos crímenes deben ser juzgados y castigados por la justicia ordinaria. ¿Podrán entonces estos comandantes ser congresistas?
3.    La Fiscalía general de la Nación ha encontrado en manos de testaferros varios billones de pesos en bienes no declarados por las Farc. ¿Podrán los dueños de estos bienes ser elegibles en cargos públicos y burlar el paso por la justicia ordinaria?
4.    Los asesores del G2 cubano que se encuentran en Colombia acompañando la organización de guardias campesinas ¿los ha autorizado el gobierno o están clandestinos?
La única respuesta positiva a estos interrogantes es ganar en marzo las elecciones para congreso y luego la presidencia.

El rincón de Dios


Para este 2018: “Aleja Señor del horizonte de nuestro pensamiento la autosuficiencia que nos convierte en esclavos de nosotros mismos; el orgullo que nos hace sentirnos dueños absolutos de todo lo que acontece; la vanidad que nos pierde; la insipidez que nos impide el encuentro contigo; la apatía que nos convierte en grandes desconocidos tuyos.”

Crónica 738

Revoltijo ¿Votaste por el SI en el plebiscito? Entonces no veo la razón para protestar porque te cobren más impuestos. La sola implementa...