viernes, 27 de abril de 2018

Crónica 715

Los ex traquetos no existen

 “La maldad de muchos no está en lo que dicen acerca de su causa, sino lo que dicen sobre sus contradicciones”. John F Kennedy
La peor concesión otorgada en el Nuevo Acuerdo Final es la relacionada con el narcotráfico, las pruebas están a la vista: ‘Jesús Santrich’, pedido en extradición; la actitud de ‘Iván Márquez’, refugiado en una ZVTN y que deja de posesionarse en su curul gratuita en el Senado, causa más dudas que convicciones; ‘El Paisa’, antiguo comandante de la columna Teófilo Forero, la más cruel de las Farc, huyendo de la zona de tolerancia hacia la selva mientras no liberen a su colega ‘Santrich’; Tumaco, cuya área de influencia produce más coca que Bolivia, dominada por el comandante ‘Guacho’ ahora famoso por el secuestro y asesinato de periodistas ecuatorianos; y, el ensayo del Catatumbo, controlado por los que fueron cadáveres insepultos, el Eln y el Epl, nutridos por excombatientes de las Farc que cambiaron de brazalete, y ruta de conexión con el cartel de los soles; los mil doscientos guerrilleros ex desmovilizados que el gobierno reconoce se han retirado de las ZVTN; el incremento de sesenta y nueve mil hectáreas de cultivos de “uso ilícito” a doscientas veinte mil en que hoy, por lo bajo, se estiman estas siembras, es el detonante que amenaza hacer estallar el NAF. 
El ejército bajo el mando de su comandante supremo Juan Manuel Santos, la dirección del ministro Chamberlain Villegas y comandantes genuflexos, está desmoralizado, escaso de recursos, sujeto a permisos especiales para volar helicópteros y aviones si es que hay plata para el combustible, perseguido por jueces enmermelados, temeroso de los alcances de a la JEP, lo domina el temor para adelantar operaciones ofensivas, ha dejado prosperar paros armados, y las bacrim y disidencias se persiguen con desgano.
El Clan del Golfo y los Urabeños para solo mencionar las dos bacrim más relevantes, hay quienes sostienen que manejan franquicias de las Farc, pero, si no es así, están envalentonadas ante la posibilidad de que podrán algún día obtener la impunidad de sus colegas en el narcotráfico, aunque para ello tienen los días contados, a no ser que, la insensatez de nuestros compatriotas, decida otorgarle el poder a Gustavo Petro, fracasado en la alcaldía de Bogotá, promotor soterrado del socialismo del siglo XXI hablando de centro para embolatar la galería como lo hizo Chávez, aupado por Venezuela, Rusia y China, ansiosos de dominar la joya de la corona Suramericana para restablecer en el continente la izquierda de capa caída por sus fracasos en Brasil y Argentina.       
No podemos descuidarnos el 27 de mayo, Iván Duque sigue punteando en las encuestas con un 38% de intención de voto, pero en la última, pierde dos puntos que capitaliza Petro, que pasa de 26% a 28%; Fajardo sube a 11% y le resta a De la Calle que solo alcanza 3%; Vargas Lleras sigue estático, aunque tiene la mejor maquinaria y puede dar sorpresas; el voto en blanco baja del 30% al 13% lo que indica que más gente a definido por quién votar y, el techo, potencial de conquista de electores, se hace más escaso para los aspirantes. 
Lo triste es que solo va quedando un gran potencial nauseabundo, la compra de votos a la que recurrirán algunos candidatos y, este insano proceder, es más peligroso si se llega a una segunda vuelta.  

El rincón de Dios

“No prives a nadie de la esperanza, puede ser lo único que una persona posea”. Madre Teresa de Calcuta

sábado, 14 de abril de 2018

Crónica 714

Tapen… tapen…

 Laureano Gómez usó esta expresión con frecuencia como denuncia cuando se trataba de ocultar un despropósito. Y así sucederá en el caso de ‘Santrich’. Las “duras” declaraciones de Santos no pasan de ser un engaño, se confabuló con el presidente de la Corte Suprema para pasarle el balón a la JEP que encontrará una salida para que acá no pase nada. Y el cieguito del smartphone, viajero frecuente de clase ejecutiva gracias a los recursos del posconflicto, volverá a cantar: quizás… quizás... quizás…
En mi Crónica del 28 de septiembre de 2017 destaqué que el 14 de mayo de 2014, dos días antes de la firma del borrador conjunto sobre La Solución al Problema de las Drogas Ilícitas, el Consejo Nacional de Estupefacientes prohibió la fumigación aérea de los cultivos de coca con glifosato cumpliendo así las exigencias de las Farc para firmar el documento. De las 69.000 hectáreas de cultivos “de uso ilícito”, que en ese momento había en el territorio colombiano, pasamos, gracias a la milagrosa medida, a más de 200.000 en que hoy se calculan. Y, para no perjudicar los pequeños productores, se aceptó que la erradicación solo podría hacerse de forma voluntaria acordada con las “comunidades”.
Quedó plasmado en el NAF que el tráfico de drogas ilícitas que se hubiese efectuado antes de la firma del acuerdo final es un delito conexo, indultable, libre de pena y crítica. Según los gringos, el negocito de los 15 millones de dólares de ‘Santrich’ se finalizó después de la firma de los acuerdos, pero la JEP encontrará que se inició antes porque la coca tiene un período vegetativo cuyo término fijarán unos jueces, que para ello deberán enterase a través de los que saben que son los de las Farc; que debe procesarse y necesita insumos para volverla pasta y, como la coca supuestamente todavía no ha salido, el delito está en el aire.
Además, no faltará otra buena disculpa, se radicó en el congreso la ley que despenaliza la producción de coca en cultivos inferiores a 1,7 hectáreas. Dicen las malas lenguas que, de acuerdo a los datos disponibles, podrían así legalizarse cerca de 300.000 hectáreas cuya producción podría calcularse en no menos de 1500 toneladas métricas. ¿Qué representan las 10 toneladitas de ‘Santrich’?, una bicoca producida en cultivos legales que no amerita extraditar a uno de los angelitos que manejan el negocio. 
Las declaraciones de las Farc son expresivas, fuertes las de ‘Iván Márquez’, que debe hacer parte del tinglado, y además debe borrar las triquiñuelas de su sobrino que parece estar metido en el enredo de platas del posconflicto y, suaves las de don ‘Timo’, después de la reunión con su tutor, Juan Manuel: es un caso aislado que hay que investigar. La investigación se llevará “hasta las últimas consecuencias”, que obviamente no existen, se saca del ring al molesto Fiscal Martínez, se califica de montaje el trabajo de la DEA, y volveremos a disfrutar del agradable cinismo de ‘Jesús Santrich’. 
La pregunta del millón será si podrán sacarle el cuerpo a la presión de las señal de Trump. 
****
El ministro Cárdenas está preocupado por la revaluación del peso que se viene presentando. ¿El lavado de dólares de la coca no será la causa? 

El rincón de Dios

“La mentira y el engaño tienen fecha de caducidad, al final todo se descubre. Al mismo tiempo la confianza se muere… para SIEMPRE.”

lunes, 9 de abril de 2018

Crónica 713

Cavilaciones 

 Antes de recibir ayer una llamada a la cual por razones obvias no me referiré, tenía claro el tema de esta columna. Partiendo de la base de que estoy con Duque, no tengo la menor duda de que después del montaje de Teleantioquia y Semana, el verdadero debate de Barranquilla y los resultados de las encuestas, veo que, si no ganamos en la primera vuelta, la contienda en la segunda será entre Duque y Vargas, a Petro lo veo por fuera.    
Parecería claro que Germán Vargas Lleras estaría del lado de Santos, la aceptación de una alianza con el desprestigiado partido de la U, que en mi concepto le restará votos en lugar de sumarle, es una señal poco alentadora después de las declaraciones que había dado cuando lanzó su candidatura a la presidencia. Pero para un zorro como él en política, su jugada no me extraña.
Mi esposa es poco conocedora de la política, pero a veces se le vienen a la mente ideas contrarias a lo que la mayoría pensamos que no se como le salen; hasta ahora, me ha ganado muchas. Su tesis en este caso, es que Vargas Lleras le hará a Santos pistola con los dedos de los pies como Santos se la hizo a Uribe. A mí no parecería extraño.
Parto de la base de una amistad con Carlos Lleras Restrepo en cuyo gobierno participé activamente, no me cabe duda de su honestidad, decisión, capacidad de trabajo, pero, sobre todo, el ejemplo que dio a toda su familia. Por ello Vargas Lleras no me asusta y estoy seguro que si llegase a triunfar no traicionaría el pensamiento de su abuelo y, jamás, apoyaría la totalidad del acuerdo con las Farc. 
Recordemos que solo una vez lo vimos con la palomita de la paz, obligado por las circunstancias, y que fue él quien dio una serie de coordenadas donde se escondían vehículos robados, campamentos de secuestrados y otras en la zona de distención durante las negociaciones de El Caguán.
De otro lado, hace mucho rato que Vargas Lleras aspira a la presidencia y ya se le está acabando el kilometraje, por eso no se me hace raro su proceder poco ortodoxo para lograr este objetivo, tiene fortaleza en el congreso, maneja abundante maquinaria, ha demostrado capacidad gerencial para el manejo de proyectos importantes como el de las vías 4G y vivienda, de los que se apropió con sutileza para proyectar su futuro. 
No será pues un hueso fácil de roer esta campaña que se viene, la lucha será dura, de frente y sin cuartel. El desenlace dependerá de que tan bien se manejen las campañas de ahora en adelante, de pulir estrategias, pero al final quien gane, entre Duque y Vargas, no tendrá más remedio que aliarse con su contrario para poder gobernar y hacer los ajustes que los acuerdos necesitan.
A quienes estamos con Duque tenemos que tener las pilas puestas para ganar en primera vuelta, una segunda, no sería tan fácil; pero al final de cuentas, lo importante es sacar del ruedo a Gustavo Petro.    

El rincón de Dios

“Las batallas en la vida son continuas, y no las gana el más fuerte, sino el que en ningún momento duda que que es Dios quien da la victoria”. Anónimo

Crónica 741

Contrastes “Lo correcto es correcto, incluso si todos están en su contra y lo incorrecto es incorrecto, incluso si todos están de acuerdo...