sábado, 29 de abril de 2017

Crónica 674

Adiós patria querida

No me tocará, pero si a mis hijos y nietos llegar a lo que hoy vemos en el espejo que no hemos querido mirar, Venezuela. Algunos de ellos, ignorantes de lo que al país espera, se dejaron convencer de la “pedagogía por la paz” divulgada en la universidad, pero recordarán con dolor esta Crónica cuando deban salir a la calle, exponiendo sus vidas, en busca del regreso a la democracia que contribuyeron a entregar dándole el si al presidente más corrupto y mitómano de la historia de Colombia.
Me apena por ellos; me apena la mirada perdida de nuestra clase dirigente pensando que “aquí no pasa nada” como tantas veces lo hemos martillado en este foro; me apena ver generales de nuestro glorioso ejército nacional genuflexos y pasando de agache sobre los héroes que brindaron su vida por defender la nuestra,  comprados por la Prima de Fidelidad que no pasa de ser una infamia más de la mermelada esparcida por Santos sobre la inmunda tostada de la entrega de la patria.
Me duele la actitud del partido que mi abuelo sacó del ostracismo y perseguido, a costa de grandes sacrificios para él, su familia, y por el cual entregó una vida gloriosa que aún se recuerda y admira después de cien años de su martirio, vendiéndose a los intereses oscuros del marxismo leninismo.
Me duele también que un grupo de siete mil malhechores, supuestamente establecidos en las zonas de recreo que se convertirán en los “pueblitos de paz”, fiel copia de un San José de Apartadó magnificado, asesorados por rábulas extranjeros y alcahueteados por un gobierno entreguista y mentiroso, hayan logrado dominar el parecer de casi cincuenta millones de compatriotas para castrar un Congreso otrora soberano; sustituir a su amaño la justicia arrinconando en el cuarto de San Alejo a nuestras Cortes; determinar que puede o no legislarse; alcanzar la asignación de diez billones de pesos anuales para “sus proyectos”; conseguir gratis diez millones de hectáreas para una reforma agraria desastrosa y que, los planes de desarrollo del país, solo puedan adelantarse bajo sus proyecciones.
Me aterra que la ONU se haya tragado el cuento de la dejación de las armas recibiendo solo siete mil, cuando el agraciado don Timo sale a afirmar que faltan 900 caletas como la recientemente incautada. Si así fuere, quedarían en el aire más de 50.000 armas fuera de explosivos y otros elementos de destrucción.
Me preocupa la denuncia del gobernador del Amazonas venezolano y de Corina Machado sobre la permanencia en su territorio de 4.000 miembros activos de las Farc con posesión de armamento pesado, incluyendo posiblemente misiles rusos. Quedan pendientes, desplazándose como Pedro por su casa, los milicianos estimados en más de 7.000.
Me sorprenden las 188.000 hectáreas de coca reportadas por los Estados Unidos, las cuales solo podrán ser erradicadas voluntariamente con el consentimiento de las comunidades que las mismas Farc manejan.
 En nuestro país, al parecer ya sin capacidad de asombro, pasamos de agache ante una reforma electoral donde para la oposición, que son solo ellos, se eliminan los umbrales, regalan “curules de paz”, emisoras, Tv, prensa y copiosos recursos económicos y facilidades que ningún otro partido tiene.

El Rincón de Dios

“Vengan, volvamos al Señor: él nos ha desgarrado, pero nos sanará; ha golpeado, pero vendará nuestras heridas. Después de dos días nos hará revivir, al tercer día nos levantará, y viviremos en su presencia. Esforcémonos por conocer al Señor: su aparición es cierta como la aurora. Vendrá a nosotros como la lluvia, como la lluvia de primavera que riega la tierra.” Os 6, 1-6 – Amén

domingo, 16 de abril de 2017

Crónica 673

Cogobierno del posacuerdo

“Joaquín Gómez” desde su campamento en la vereda de Fonseca envió una carta a los 15 alcaldes de la Guajira para que presentaran al comando de las Farc los planes de implementación de los acuerdos, en la cual les fijan cuatro tareas específicas:
“Que las administraciones municipales deben inscribir sus planes de desarrollo en el plan Marco de Implementación; “inscribir estos planes ante la Comisión de seguimiento e Impulso a la Implementación; “organizar los planes plurianuales de cada municipio, donde se reflejen las acciones a desarrollar; “iniciar vía concejos municipales la refrendación de los Acuerdos de La Habana en función de la priorización y la implementación”.
El gran aliado, Sergio Jaramillo, calificó esta actitud como violación al cese al fuego por no haberse entregado las armas, lo que desató la ira de don “Timo” quien responde: “Usted sabe perfectamente que las zonas veredales y puntos transitorios de normalización no fueron concebidos como guetos en los que los guerrilleros de las Farc en tránsito a la vida civil, permanecieran por completo aislados de la sociedad y sin ningún contacto con el mundo exterior. Por ello se acordó en ellos la construcción de áreas de recepción, en las que cualquier persona o funcionario podía ir a conversar con las FARC en el espíritu de los Acuerdos (…) Por eso estos sitios fueron incluidos dentro de las áreas comunes cuya terminación se privilegió en el cónclave de Cartagena”.
Obviamente, “cualquier persona” significa la que ellos autoricen o a la que le exijan su presencia como quedó demostrado en Antioquia donde le impidieron a los delegados de la gobernación el ingreso a las zonas veredales y, ahora, en la Guajira.
Fuera de la declaración inocua de don Sergio no se tomó medida alguna para corregir el despropósito.
Preocupa este tipo de actitudes vinculantes, antes de producirse el “desarme”, a los Programas de Desarrollo Agrario Integral con Enfoque Territorial (PDET), que según el Nuevo Acuerdo Final (NAF) debe sujetarse al Plan Nacional de Desarrollo y, como el NAF ya hace parte de la Constitución, debe cumplirse lo que las Farc determinen.
No es casualidad que empiecen esta tarea en la Guajira. Si nos acordamos de El Conejo, vecino al campamento de marras, las tropas armadas de las Farc pasaron campantes de territorio venezolano por una frontera “cerrada” para los ciudadanos de bien de ambos países, pero no para los aliados revolucionarios de Maduro.
Las Farc siguen presentes en los estados venezolanos en la frontera con Colombia donde se afirma que siguen teniendo caletas con armas y, Maduro, promovió la reciente invasión a nuestro territorio en Arauca hace pocas semanas, no como un incidente sin importancia, como lo tomó nuestra salomónica Cancillería, sino como parte de algo más profundo.
No tengo la información completa, pero como en los juicios hay indicios concluyentes: estarían vinculados a los corredores del narcotráfico y exportación ilícita de minerales como el oro y el coltán procedentes de la minería ilegal en el Guaviare y el Catatumbo y harían parte del plan Guaicaipuro venezolano en el que podrían existir alianzas macabras con Ecuador, Nicaragua, las Farc y el Hezbolá.
****
Finalmente el Confis aceptó la importación de 46.000 vehículos eléctricos e híbridos con cero arancel y 5% respectivamente, medida que se venía reclamando desde hace más de un año.    

El Rincón de Dios

Feliz pascua de resurrección para todos nuestros lectores.

“Los que no creen en el infierno se darán cuenta cuando se encuentren allí”. San Pío de Pietrelcina

domingo, 9 de abril de 2017

Crónica 672

¿Cuál es la diferencia?

Me arrogo el derecho a meter la pata en términos jurídicos por no ser abogado, pero la verdad es que no encuentro diferencia entre la medida promovida por Maduro de deslegitimar la Asamblea Nacional y  entregar al Tribunal Superior los poderes legislativos, con lo que sucede en Colombia.
La decisión venezolana, a pesar de la reversa tramposa de Maduro, equivale al cierre del Congreso y me pregunto si la determinación de que nuestro órgano legislativo no pueda modificar lo examinado por la CISVI con relación a la implementación de los acuerdos de paz no es exactamente lo mismo redactado en términos menos dictatoriales. La  diferencia radica en mantener un congreso con solo funciones de notario para mostrar a la luz pública una separación de poderes inexistente.
Tampoco veo mucha diferencia entre el Tribunal Superior venezolano y nuestra Corte Constitucional que asume las funciones legislativas que Santos y las Farc le ordenan; le permite modificar la Constitución “de acuerdo a nuestros intereses” al nuevo conquistador, el abogado español Enrique Santiago y a Jaime Durán cuyo refugio en Costa Rica no fue gratis. Tampoco podrá la corte declarar inexequibles los actos legislativos que se expidan dentro del “espíritu de los acuerdos”, salvo por requisitos de forma. Las instrucciones del presidente y las Farc no admiten discusión. En Venezuela lo que digan Maduro y Diosdado Cabello tampoco se discute.

Pico y placa ambiental

No critico medidas drásticas para proteger el aire de las ciudades, especialmente en la nuestra, Medellín, donde el encierro del Valle de Aburrá por montañas limita los vientos y aumenta la concentración de gases nocivos.
Pero las autoridades nacionales son ciegas, si miramos las estadísticas encontramos que las ventas de vehículos eléctricos e híbridos a caído en el primer trimestre un 44%. El principal factor determinante es la eliminación de las exenciones de arancel para los eléctricos y la rebaja que había al 5% para los híbridos. Siendo estos vehículos considerablemente más costosos,  acabar con los incentivos económicos para apoyar su uso es una decisión ridícula en contravía de la mejora ambiental. Algo parecido ha pasado con las conversiones a gas que, al desaparecer en la mayoría de las ciudades el tránsito libre de pico y placa para estos vehículos, ha disminuido las conversiones de estos vehículos en proporciones parecidas a las de las ventas de eléctricos e híbridos.
A mi parecer en Medellín debemos ir pensando en medidas más drásticas: las nuevas rutas del Metroplus, donde las pendientes lo permitan, deberían ser cubiertas por tranvías o buses eléctricos; limitar la matrícula futura de taxis citadinos a modelos eléctricos libres de cupo, que sería muy buen incentivo; ir sacando de circulación paulatinamente, pero sin acciones permisivas, las volquetas de modelos antiguos “repotenciadas” con motores ineficientes y ejes de mayor capacidad que admiten pesos muy superiores a los permitidos por las normas y que, además de contaminar el aire, destruyen las vías y son un verdadero peligro; exigir combustibles diésel de mejores características para su venta en la ciudad; prohibir el tránsito de buses “chimenea”, y ser implacables con la exigencia de las revisiones tecnomecánicas, especialmente si son expedidas fuera de la ciudad donde los CADA no están tan bien controlados.  

El Rincón de Dios

"Sonríe siempre, para no dar a los que te odian el placer de verte triste..." Ignacio Peirés - (Padre Ignacio)

Crónica 738

Revoltijo ¿Votaste por el SI en el plebiscito? Entonces no veo la razón para protestar porque te cobren más impuestos. La sola implementa...