Crónica 668

Credo para salvar la patria

“Ahora si cuando tenga a bien me liberaré de toda culpa del descalabro de Bucaramanga, en esta vez ni quiero ni puedo rehuir la responsabilidad; y lo que es la reputación de general derrotado y de mal augurio no estoy dispuesto a soportarla. En consecuencia le anuncio que voy a pasar el puente a la cabeza de los que quieran acompañarme. Así a lo menos, si siempre ha de acabar esto mal, la Revolución caerá con honor, y nadie tendrá derecho a mofarse del partido liberal por la repetición de “El Papayo”, de “Chumban uy” o de “Capitanejo”. Lo repito sin jactancia, antes bien con serenidad: VOY A PASAR EL PUENTE.”  Palabras del General Rafael Uribe Uribe al General Herrera en momentos en que para alcanzar la victoria en “Peralonso” era preciso pasar el puente de Laja, que cuantos antes habían intentado pasarlo pagaron con la vida su temeridad.
Con semejante ejemplo no es posible tirar la toalla o intentarlo siquiera, lo que en la coyuntura actual no hemos dejado de pensar y por seguridad nos lo pide con insistencia la familia. No podemos ni vamos a renunciar a la defensa de la patria, la democracia, las instituciones, a olvidar a los militares que han arriesgado sus vidas para defendernos y a quienes fueron forzados a pagar vacunas por los paramilitares, ya que los extorsionados por las Farc y el Eln están libres de culpa, como desde ya lo están sus victimarios. Conocemos los riesgos de las represalias que se avizoran de la Jurisdicción Especial para la Paz, engendro del NAF como instrumento de venganza para quienes de este esperpento discrepemos, lo cual no nos hará capitular.
Ya sabemos quienes elegirán a los “magistrados” de la JEP, que ni mayúsculas les caben: el abogado comunista peruano García Sayán a quien ya me referí en anterior columna; uno español, Álvaro Gil Robles, compañero de ideología untado en la elección de etarras como víctimas de de la violencia de las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado español; otro argentino, Juan Méndez, no propiamente ajeno al pensamiento de izquierda; una representante de la Universidad Nacional que nadie entiende como escogerá magistrados siendo farmaceuta de profesión a no ser que se los dicten sus amigos mamertos y, por último, el único magistrado de las cortes colombianas, José Francisco Acuña, cuyo pensamiento desconozco a pesar de lo cual, por los demás compromisarios, de hecho me imagino.
Tenemos pues que tres abogados extranjeros de cuatro, serán los electores de la JEP, a los que se suma la boticaria que de despachar medicamentos pasa a elegir los rábulas que remplazarán todo el sistema judicial colombiano. En la JEP  fue designado como secretario Néstor Raúl Correa Henao, cuestionado por actuaciones pasadas que aparentemente no han sido totalmente aclaradas, aunque no he podido confrontarlo al escribir estas líneas. Curiosamente, ni las cortes, ni la procuraduría, ni la fiscalía tendrán injerencia en la JEP, debido al veto salomónico de la CSIVI, ente máximo del cogobierno Santos y don Timo.
Antes de que nos cuelguen, salgamos a defender nuestras instituciones en la marcha del 1 de abril.

El Rincón de Dios

       "Si nos alejamos de Dios, ¿quién nos garantiza que un día un poder humano no reivindique de nuevo el derecho a decidir qué vida humana vale y cuál no vale?" Juan Pablo II

Comentarios

Entradas populares de este blog

Crónica 690

Crónica 681

Crónica 706