Crónica 626

Para atrás, ni para coger impulso

La visita de Obama a Cuba entre el 20 y 23 de marzo es para Colombia una incógnita, no porque se consoliden las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, se corre el riesgo de que, a pesar de Juampa haber hablado de postergar la firma del acuerdo, se monte otro espectáculo similar al de septiembre pasado para aparecer, ataviado de guayabera blanca, abrazando a su “homónimo” ‘Timochenko’, a Raúl y a Obama, firmando una esperpento sin futura reversa.

Se asimilaría al sainete cuando en setenta y dos horas funestas Enrique Santiago y Álvaro Leiva, abogados de las Farc, redactaron a su amaño el rimbombante documento de setenta y cinco puntos, “Acuerdo sobre las Víctimas del Conflicto: Sistema Integral de Verdad, Reparación y no Repetición incluyendo la Jurisdicción Especial para la Paz; y Compromiso sobre Derechos Humanos”, documento que a la hora del te lo único que contiene son obligaciones para el gobierno de reparar las víctimas; exonerar a las Farc de toda responsabilidad de sus crímenes; cederles la definición de cuales fueron las causas del conflicto; determinar que los violadores de los derechos humanos somos los cuarenta y ocho millones de colombianos y las Farc hermanitas de la caridad; darles impunidad total; pasar de agache sobre la entrega de las armas y, crear la JEP, que a ellos amnistiará y a los ciudadanos que nos creemos de bien nos llevará al cadalso.

Pero el palo no esta para cucharas: a Juampa le cayó la roya por no gobernar y dedicarse al embeleco de entregar el país, contra la opinión de la mayoría, a un grupo de siete mil facinerosos; la economía está en picada con un déficit superior a lo que se confiesa; el apagón se viene encima por el fenómeno del niño y la distracción de los recursos que lo evitarían, para comprar conciencias y favores; la deuda pública, el desempleo, el dólar y la inflación, superan cifras de décadas; la inversión extranjera se fue de bruces y la industria y comercio están en cuidados intensivos. No en vano la favorabilidad del presidente está en un irrisorio 16% y más del 72% de los colombianos creemos que el país va por mal camino. 

Para agravar el chico, menos del 29% cree en la justicia y en el Congreso que deberían ser valuarte de honestidad y sindéresis. Ni que hablar de un Fiscal sacamicas al que le ofrecieron como premio la embajada de Alemania por su excelente labor de persecución a la oposición. No para allí la cosa, quedará encargado de la Fiscalía el vicefiscal Perdomo, otro lustrabotas del ejecutivo, porque la Corte Suprema no tiene el cuórum suficiente para elegir Fiscal, en años no ha llenado las vacantes de su seno por falta de dignidad de sus integrantes incapaces de desprenderse de sus ambiciones personales; la persecución a la oposición emula la película Búsqueda Implacable.

Tenemos viento de cola para avanzar a todo motor para evitar el desastre. La primera tarea es salir el dos de abril a la marcha en todos los rincones de la patria y el exterior y hacer oír nuestro rechazo al ingreso del país a las toldas del socialismo del siglo xxi.

El Rincón de Dios

“Cuando tras fervorosas oraciones a Dios y a los santos no era escuchada, les daba las gracias, a pesar de todo, diciendo: "Creo que quieren ver hasta dónde voy a llevar mi esperanza”. Santa Teresa 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Crónica 706

Crónica 697

Crónica 698