Crónica 655

Regresar a lo fundamental

Pretendo revisar en esta y otras columnas algunos aspectos del sector agrícola que se analiza desde escritorios capitalinos por personajes que solo han visto el campo de golf de los clubes.
El derrotado acuerdo crea decenas de entes, comisiones, consultas y, sin definir con claridad aspectos decisivos, deja en manos de interpretaciones la propiedad privada y el desarrollo agropecuario.
Aceptando en gracia de discusión la posibilidad de rescatar lo aceptable del esperpento planteado, deberíamos partir del acuerdo sobre lo fundamental que planteaba Álvaro Gómez Hurtado.
Empiezo por referirme a lo que se podría rescatar de instituciones que cumplieron su tarea en el campo, aplicables a explotaciones familiares y agroindustriales sin duplicación de actividades y burocracia.

Caja de Crédito Agrario

 Fue liquidada para dar paso al Banco Agrario dejando de lado lo que ahora se dice necesitar para la transformación del campo. Veamos:

Crédito Agrario

Atendía los campesinos en los municipios más apartados. Los Inspectores, prácticos agrícolas, visitaban los agricultores para analizar sus explotaciones, evaluar  sus necesidades crediticias e inversiones. Cubría desde cultivos de pan coger, tardío rendimiento y compra de tierras, esta hasta con 15 años de plazo.

Asistencia Técnica

El Departamento de Fomento Agrícola la proporcionaba gratuitamente para pequeños agricultores y a un bajo costo para los medianos. Se divulgaban las mejores tecnologías aplicables a cultivos o explotaciones pecuarias basados en las investigaciones del ICA.

Insumos Agrícolas

 El Departamento de Provisión Agrícola tenía almacenes en la gran mayoría de las oficinas de la Caja. Las economías a escala obtenidas en compras masivas de insecticidas, abonos, matamalezas, equipos y demás insumos, permitía precios favorables y accesibles al pequeño agricultor.

Semillas Mejoradas

Las aprobadas por el ICA y basadas en sus programas de investigación se producían en plantas de semillas regionales para distribuirlas a través de los almacenes de provisión agrícola. Se importaban algunas, también aprobadas por el ICA, especialmente de pastos.

Vivienda Rural

Este departamento se encargaba del mejoramiento de vivienda y la construcción de pequeñas concentraciones de vivienda con todos los servicios. Estas últimas permitían la dotación de escuelas rurales, tiendas y capillas. En lugar de desplazarse los niños, lo hacían los pequeños agricultores hacia sus parcelas. Se concedían créditos hasta de quince años a bajo interés.

Riego

La Caja Agraria fue el primer instituto en desarrollar los distritos de riego, con los de Coello y Saldaña en el departamento del Tolima. Se transfirieron posteriormente al Incora que adelantó otros como los de Cereté y María La Baja.

Seguros de cosechas

Desde 1966 se iniciaron los primeros ensayos sobre seguros de cosechas.

Compra de cosechas y precios de sustentación

En asocio con el IDEMA se creó Inagrario. Este instituto paralelo se encargó de montar infraestructura para el acopio, compra y almacenamiento de granos en zonas apartadas. El Idema fijaba los precios de sustentación a los cuales se compraba la cosecha al  pequeño agricultor. Los grandes vendían directamente al Idema o particulares. Se garantizaba el mercadeo en regiones lejanas.
Vemos pues como una sola institución atendía una amplia gama de las necesidades de los campesinos con eficiencia y poca burocracia. ¿Valió la pena vender el sofá?

El rincón de Dios


“Cuando tras fervorosas oraciones a Dios y a los santos no era escuchada, les daba las gracias, a pesar de todo, diciendo: Creo que quieren ver hasta dónde voy a llevar mi esperanza". Santa Teresa de Lisieux

Comentarios

Entradas populares de este blog

Crónica 690

Crónica 681

Crónica 706