Crónica 635

Martingalas de La Habana

La capitulación total no es nueva, hacía parte de las martingalas que Enrique Santos; su aplicado alumno Juampa; el ideólogo de mostrar en La Habana Sergio Jaramillo, que en su hoja de vida tuvo la prudencia de eliminar su paso por la universidad Patricio Lumumba de Moscú donde también estuvieron aplicados alumnos como ‘Timochenko” y ‘Joaquín Gómez’; la tenían armada desde el 29 de mayo de 2012 cuando el rábula comunista español Enrique Santiago Romero le presentó a las Farc, con el aval de Álvaro Leyva Durán, su novedoso concepto sobre los acuerdos especiales.
El documento de Santiago dio lugar a la carta que las Farc enviaron oficialmente al Comité de la Cruz Roja Internacional el 9 de noviembre de 2012 de la cual tomo algunos apartes:
“Aún con sus limitaciones, el artículo 3, en el párrafo penúltimo señala que “las partes contendientes se esforzarán, por otra parte, para poner en vigor por vía de acuerdos especiales todas o parte de las demás disposiciones del presente convenio”.”
Afirman que al respecto dice el artículo 6 del Tratado 3 que: “… las altas partes podrán concertar otros acuerdos especiales sobre cualquier cuestión que les parezca oportuno reglamentar particularmente.” Y mencionan que el Protocolo II de 1997 conoce de la protección a las víctimas de los conflictos armados sin carácter internacional. Vinculan a su tesis igualmente el artículo 93 de la Constitución Nacional que define que los acuerdos de Ginebra hacen parte del “bloque de constitucionalidad”.
Al finalizar la comunicación hablan de: “los acuerdos especiales, por su nivel normativo hacen parte del del Bloque de Constitucionalidad, de tal manera que unilateralmente, como está permitido para este tipo de situaciones, las Farc-Ep solicitan al CIRC dar el trámite formal que requiere el reconocimiento de este pacto entre gobierno e insurgencia como Acuerdo Especial, según el sentido que le confiere este tipo de acuerdos al Derecho Internacional Humanitario y que en consecuencia deberá pasar automáticamente a hacer parte del Bloque de Constitucionalidad…”
 Desconozco la respuesta del CIRC, si la hubo, pero la actitud de acompañamiento de este organismo a los guerrilleros en misiones especiales como las de El Conejo, los oportunos traslados de otros que estaban acorralados por el ejército como “El Paisa”, no dejan duda que al menos cohonesta esta solicitud.
De manera que el asunto estaba en la mesa desde hace cuatro años, quizá dormido mientras armaban la tramoya completa de incluirla al vergonzoso acto legislativo cuyo trámite culminará en pocos días y con el cual el Congreso renuncia a sus derechos y obligaciones, acepta dentro de una interpretación "novedosa" pasarse por la faja la Constitución, entrega el país a un grupo de bandidos y acepta como parte de la Constitución un acuerdo con alcances desconocidos al que se podrán adicionar todos los “pendientes” sin problemas.
La demanda del Fiscal Montealegre que prendió las alarmas y abrió al país los ojos de tremenda martingala, no es más que la culminación de lo que en La Habana se cocinaba dese hace cuatro años.
El “rechazo” de las Farc al Plebiscito es darle una mano a su colega Juampa para que la Corte Constitucional, que hace parte de la manguala, lo tumbe, y dar vía libre al esperpento. Y el cinismo de las Farc de aceptar una constituyente no es más que otro engaño a la galería. Si ya Juampa los eligió constituyentes ¿creerán que el país es pendejo?  
***
La radicación en Suiza y la ONU de los acuerdos anunciada por Juampa no es gratis, hace parte del sainete.  

El rincón de Dios


“El azar no existe; Dios no juega a los dados.” Albert Einstein

Comentarios

Entradas populares de este blog

Crónica 690

Crónica 681

Crónica 706