Crónica 560

No es nueva la cojera de la justicia
El 15 de octubre estaremos conmemorando los descendientes y parientes cercanos del gran pensador y general Rafael Uribe Uribe su vil asesinato. Este Crimen, quedó en la impunidad, se atribuyó con amaño a sus autores materiales, cuando en realidad fue parte de una conspiración tenebrosa. De las investigaciones que con atrevimiento se escondieron, arreglaron, tergiversaron, se desprenden hechos reales que quedan o desaparecen según convenga, en archivos cuidadosamente ocultos para escabullir la verdad.
Sucedió así con Rafael Uribe Uribe, Jorge Eliécer Gaitán, Luis Carlos Galán, Álvaro Gómez Hurtado, para mencionar solo algunos. Ninguno de ellos fue fruto de un sicario individual, todos tenían tras de si un complot debidamente armado y orquestado, que, en ninguno de ellos, ha sido totalmente revelado. 
Los familiares de Rafael Uribe Uribe después de cien años no vamos a recabar hechos cuidadosamente ocultos. Perdonamos a Leovigildo Galarza y Jesús Carvajal, ellos no  cometieron el crimen aisladamente, tampoco actuaron solos, hubo un tercer asesino que desapareció misteriosa ¿o convenientemente?; fueron contratados por altos personajes de la política nacional ¿de ambos partidos? y de un sector de la Iglesia Católica, Iglesia a la cual no renegamos ni culpamos por la participación de ovejas descarriadas. 
El Dr. Marco Tulio Anzola Samper dejó constancia escrita en el libro ¿Quienes fueron? de su exhaustiva investigación sobre el asesinato del General Uribe y la serie de discrepancias con lo expuesto en los folios del expediente oficial sobre el magnicidio. Se destaca un aspecto curioso, la supuesta advertencia de los sicarios: "Rafael Uribe Uribe: Le prevenimos que si usted no explica de manera satisfactoria la participación que ha tomado en el nombramiento del Gabinete Concha; es decir, sin dejar lugar a creer que usted ha sacrificado miserablemente el partido liberal, sus días serán cortísimos. ARTESANOS” Redacción que contrasta en estilo, ortografía y sintaxis con cartas que figuran en el expediente cruzadas entre los artesanos autores materiales del crimen. Mi tío abuelo Julián Uribe Uribe tenía una serie de documentos relacionados con los hechos, de los cuales ignoro hoy su paradero.
La participación religiosa parte de la condena al liberalismo colombiano por un sector de la Iglesia. Esto explica la publicación que en 1912 el General Uribe hace de su libro “De Como el Liberalismo Político Colombiano no es Pecado”, que puede bajarse en formato PDF de la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República.   

El Rincón de Dios
“Mirémoslo claramente: Ahí está el paso necesario para el cambio de sentido. Yo soy capaz verdaderamente de perdonar a una persona cuando lo veo con otros ojos. No cuando lo veo con los ojos de victimario, sino cuando lo veo con los ojos de un hermano mío que también merece amor, ya que en Cristo ha sido redimido, en Cristo ha sido transformado por el amor de Dios. Y por lo tanto empiezo a mirar al victimario con los mismos ojos de Cristo que amó a sus enemigos, que oró por sus enemigos. “Padre perdónalos porque no saben lo que hacen.” (Lc 23,34). Cristo, en ningún momento, tomó actitud de venganza, en ningún momento trató de destruir al enemigo, sino que por el contrario se ofreció a sí mismo por él.” Aparte tomado de la ponencia de su Excelencia Rubén Salazar en el III Congreso Mundial de la Misericordia”


Comentarios

Entradas populares de este blog

Crónica 706

Crónica 697

Crónica 698